Saltar al contenido

23 otoños antes de ti Volver a ti 02

 Sinopsis del libro 

Lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas. O al menos eso fue lo que Harriet Gibson pensó tras conseguir casarse allí con Luke Evans, el primer desconocido que 23 otoños antes de ti Volver a ti pdf  se cruzó en su camino. Esos papeles matrimoniales eran todo lo que necesitaba para cobrar la herencia de su padre.

Sin embargo, todo se complica cuando, dos años después, él da con su paradero y llega sin avisar al pequeño pueblo donde ella vive. Luke es testarudo y tiene la firme intención de conseguir el divorcio, pero Harriet no tarda en advertir que también es descarado, sexi y divertido; algo que termina siendo un camino tentador pero lleno de problemas. ¿Qué hacer cuando tu corazón toma la dirección equivocada?

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

«A veces, un lugar perdido en medio del mapa puede ser el detonante para encontrarse a uno mismo».


Ficha técnica del  libro

  • Título: 23 otoños antes de ti

    Tamaño: 1.30MB
    Nº de páginas: 678
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive

  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de 23 otoños antes de ti Volver a ti  en pdf o  epub Gratis 

Contrariada por estar tan absorta discutiendo con Luke como para no percatarse de nada más, Harriet
advirtió la hora que era. Se llevó una mano a la cabeza.
—¡Qué desastre, demonios! No es posible, ¡me he olvidado por completo de la pastelería! ¡Es sábado
por la mañana! Y todo por tu culpa, estarás contento. ¿Dónde están mis llaves? ¿Mi bolso, mi… todo?
—Harriet, demasiado tarde. Son casi las once de la mañana, no tienes tiempo de preparar nada; deja
de estresarte. Pon un cartelito avisando de que cierras por asuntos personales, ¡y listo! —sentenció Luke
y le rozó el hombro al coger una manzana del frigorífico. Tras darle un mordisco a la fruta, apoyó la
cadera en la isleta de la cocina y se quedó ahí observando cómo ella contraía el rostro en una mueca de
horror.
—¡Pero no puedo hacer eso!
—Puedes. Y debes.

—¿Por qué dices…?
—¿Sabes que uno rinde más cuando está descansado? —la cortó—. La productividad tiene mucho
que ver con que un negocio funcione.
—Está bien, déjalo. Aprovecharé para ir a ver a Barbara, que llegó ayer de su viaje. Espero que todo
haya ido bien, porque a veces tiende a ser un poco trágica.
—¿Quién es Barbara?
—La madre de Angie.
—¿Y qué haré yo?
—No lo sé, Luke. Resulta difícil mantenerte entretenido todo el día.
—Créeme, no es difícil —sonrió travieso—. Desde tiempos ancestrales, existe una manera de lo más
estimulante que…
—Ni te molestes en terminar la broma —lo cortó—. Volveré para comer. Y, por favor, no hagas nada
raro.

La casa de Barbara Flaning estaba al otro lado del pueblo, también en los límites que separaban
Newhapton de los frondosos bosques de la zona. Tenía una terraza enorme, repleta de macetas con
plantas que ella cuidaba con mimo, y el interior era muy luminoso, con los muebles blancos y las
cortinas del mismo color, algo poco común en aquella zona más rural.
Le dio un fuerte abrazo a Harriet en cuanto abrió la puerta y, tras anunciarle que Angie acababa de
llegar, ambas se encaminaron hacia el salón. Le preguntó por qué no estaba trabajando y ella se excusó
diciéndole que se había encontrado mal la pasada noche antes de cambiar rápidamente de tema.
—Estás bronceada. Estás guapísima —alabó Harriet.

—¿Verdad? Al parecer mi madre se ha pasado las vacaciones tostándose al sol.
Angie le dejó un hueco en el sofá, sin apartar la mirada del ordenador portátil que estaba sobre la
mesita principal. No despegó la mirada de la pantalla mientras movía los dedos con un poco de
torpeza sobre el teclado.
—Y practicando surf. —Barbara sonrió con alegría—. Bueno, en realidad solo nos metíamos en el
agua con la tabla bajo el brazo. California es el paraíso. Oh, y ese profesor de surf… todo un espectáculo.
Se llama Alex Harton y, si no fuese porque está casado y podría ser mi hijo, yo…
—¡Mamá! —Angie la fulminó con la mirada—. Deja de babear; al menos, mientras yo esté delante.

Gracias. Suficiente tengo ya con la noticia del tontaina ese…
—¿Qué tontaina? —Harriet dejó el 23 otoños antes de ti Volver a ti epub bolso sobre el brazo del sofá.
—¡Mi amigo!
—Tengo un nuevo papá —repuso Angie.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Sigue lloviendo - Alice Kellen

Sigue lloviendo – Alice Kellen

El día que dejó de nevar en Alaska - Alice Kellen

El día que dejó de nevar en Alaska – Alice Kellen

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *