Saltar al contenido

A todos los chicos de los que me enamoré – Jenny Han

 Sinopsis del libro 

¿Qué pasaría si todos esos chicos que te gustaban se enteran de lo que sentías por ellos…, todos a la vez? Lara Jean Song guarda sus cartas de amor en una A todos los chicos de los que me enamoré pdf sombrerera que su madre le dio. No son cartas que alguien escribió para ella; son cartas que ella escribió. Una para cada chico que alguna vez amó —cinco en total.

Cuando las escribió, puso su alma y corazón y dijo todas las cosas que nunca diría en la vida real, porque las cartas son sólo para sus ojos. Hasta el día que esas secretas cartas son enviadas, y repentinamente, la vida amorosa de Lara Jean pasa de imaginaria a fuera de control.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.


Ficha técnica del libro

  • Título: A todos los chicos de los que me enamoré de Jenny Han
    Autores: JH
    Tamaño: 8.79MB
    Nº de páginas: 634
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de A todos los chicos de los que me enamoré en pdf o epub Gratis

A la mañana siguiente, Peter me está esperando en el estacionamiento cuando me bajo de autobús. —Hola —dice—. ¿Realmente estás tomando el autobús todos los días?
—Están arreglando mi coche, ¿recuerdas? ¿Mi accidente?
Suspira, como si el hecho de que esté tomando el autobús a la escuela lo ofendiera de alguna manera. Entonces me agarra la mano y la sostiene mientras caminamos a la escuela juntos.
Esta es la primera vez que he caminado por el pasillo de la escuela de la mano con un chico. Se debe sentir trascendental, especial, pero no es así, porque no es real. Honestamente, se siente como si nada.
Emily Nussbaum nos da un doble vistazo cuando nos ve. Emily es la mejor amiga de Gen. Nos está mirando con tanta fuerza que me sorprende que no tome una foto para enviársela a Gen.
Peter sigue deteniéndose a saludar a la gente, y yo estoy aquí sonriendo, como si fuera la cosa más natural del mundo. Peter Kavinsky y yo.
En un punto, trato de soltar su mano porque la mía está empezando a sudar, pero él aprieta su agarre. —Tu mano está demasiado caliente —siseo.
A través de sus dientes apretados, dice—: No, es tu mano.

Estoy segura de que las manos de Genevieve nunca están sudorosas. Probablemente podrían tomarse de las manos durante días sin pasar calor.
Cuando llegamos a mi casillero, finalmente nos soltamos las manos para que pueda sacar mis libros. Voy a cerrar la puerta cuando Peter se inclina y trata de darme un beso en la boca. Estoy tan asustada que giro la cabeza y nos golpeamos la frente.
—¡Ay! —Peter se frota la frente y me mira.
—Bueno, ¡no te me acerques de esa manera! —Mi frente duele demasiado. Realmente nos golpeamos duro, como platillos. Si mirara hacia arriba en este momento, vería sus ojos como los de los pajaritos de los dibujos animados.
—Baja la voz, tonta —dice entre dientes.
—No me llames tonta, tonto —le susurro.
Peter suelta un gran suspiro como si estuviera muy enfadado conmigo. Estoy a punto de pegarle, porque es su culpa no la mía, cuando veo a Genevieve deslizándose por el pasillo. —¡Me tengo que ir! —le digo y me voy por la dirección opuesta.
—¡Espera! —dice Peter en voz alta.
Pero sigo andando.

***
Estoy acostada en mi cama con la almohada sobre mi cara, reviviendo el horrible beso que no pasó. Trato de bloquearlo, pero sigue regresando.
Me llevo la mano a la frente. No creo que pueda hacer esto. Es todo tan… Quiero decir, los besos, las manos sudorosas, todo el mundo mirando. Es demasiado.
Sólo voy a tener que decirle que he cambiado de opinión y no quiero seguir con esto, y será todo. No tengo su número y tampoco quiero decirle nada de esto por correo electrónico. Voy a tener que ir a su casa. No está lejos, todavía recuerdo el camino.
Bajo las escaleras corriendo, pasando a Kitty, que está balanceando un plato de galletas Oreo y un vaso de leche en una bandeja. —¡Voy a tomar tu bicicleta prestada! —grito mientras la paso—. ¡Ya vuelvo!
—Será mejor que no le pase nada —me contesta, también gritando.
Agarro el casco y la bici, y la saco del patio, pedaleando tan rápido como puedo. Mis rodillas golpean mi pecho un poco, pero no soy mucho más alta que Kitty, así que no es tan malo. Peter vive a dos barrios de distancia. Por lo que tardo menos de veinte minutos para llegar ahí.

Cuando lo hago, no hay coches en la calzada. Peter no está en casa. Mi corazón se hunde en el pavimento. ¿Qué hago ahora? ¿Me
siento y lo espero en su pórtico como una especie de acosadora? ¿Y si su madre llega a casa primero?
Me quito el casco y me siento por un minuto para poder descansar. Mi cabello está húmedo y sudoroso por el viaje, estoy agotada. Trato de pasar mis dedos por entre los mechones, para suavizarlo. Es una causa perdida.
Mientras estoy contemplando enviarle un mensaje a Chris y ver si puede venir a buscarme, el coche de Peter viene rugiendo por la calle, hasta el camino de entrada. Dejo caer mi teléfono y luego me apresuro a recogerlo.
Peter sale de su coche y levanta sus cejas hacia mí. —¡Mira quién está aquí! Mi adorada novia.
Me pongo de pie y lo saludo. —¿Puedo hablar contigo un momento?
Coloca la mochila en su hombro y se toma A todos los chicos de los que me enamoré epub su tiempo al caminar. Se sienta en el escalón de la entrada como un príncipe en su trono, y me paro frente a él, con mi casco en una mano y el teléfono en la otra. —Entonces, ¿qué pasa? —Arrastra las palabras—. D


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Libros Relacionados


Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *