Saltar al contenido

Alma mia – Haden Hudson

 Sinopsis del libro 

El estar confinada a una casa no era tan malo, según Zoey York. Ella siempre había tratado de sacar lo mejor de lo que tenía, de hacer una vida por sí misma, incluso si ella misma no estaba pues… viva.
Eso es hasta que Adam compra la casa que ella habita, y sin verla, la ve. Trabajando como su ama de llaves, pronto se da cuenta de que él puede afectarla de una manera que nunca pensó posible. Durante el día, él la frustra, la enoja y la hace querer estrangularlo. Pero por la noche… Permitiéndole creer que ella no es nada más que un sueño, ella va a el, su toque enciendiendo un fuego ardiente dentro de su cuerpo y alma.

Adam Cooper podría ser ciego, pero ciertamente puede sentir a Zoey. Es tremendamente frustrante, entrometida, y huele a duraznos frescos y él se siente atraído por ella de una manera que había jurado nunca volver a ser. Aunque se niega a dejarla entrar en su corazón, la espera ansiosamente todas las noches en sus sueños donde puede amarla de la manera que él desea desesperadamente mientras está despierto.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.


Ficha técnica del  libro

  • Título: Alma mia
    Autores: Haden Hudson
    Serie: I de Amor Encantado
    Tamaño: 0.65MB
    Nº de páginas: 482
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Alma mia – Haden Hudson
en pdf o epub Gratis

Zoey retrocedió y vio que todo estaba bien. Había limpiado la casa,
preparado bocadillos y cenas, e incluso tuvo tiempo de jugar con Duke por un
ratito. Miró la hora y vio que era mediodía. Ya extrañaba a Jake. Apenas se
había mudado hace dos semanas, dos semanas en las que había tomado
residencia permanente en su corazón. No llegaría a casa hasta después de las
tres, y ella ya estaba contando los minutos.
Para pasar el tiempo, decidió sentarse un rato atrás y observar a
personas, turistas y lugareños por igual, pasearse y tomar fotos de las
hermosas casas del área. Se había agregado una puerta al lado de la propiedad
para permitir acceso a la plataforma de estacionamiento que se colocaba entre
la casa principal y la casa de huéspedes. No se había utilizado en años, porque
Charlie no había querido renovar su licencia debido a la falta de visión. Aun
así, era uno de los pocos lugares de la cerca que no estaban cubiertos por
arbustos altos, y eso le permitía a Zoey una vista clara de la calle.

Sonrió satisfecha mientras miraba las casas vecinas, todas diferentes
pero hermosas por derecho propio. Algunas casas eran sencillas, con grandes
porches que albergaban mecedoras y columpios. También estaban las casas
ornamentadas con intrincados trabajos en madera y vidrieras. Luego estaban
los bichos extraños en la calle, apenas dentro de su línea de visión. Una casa
grande con las ventanas góticas que hacían que la mayoría de la gente se
preguntara si era una casa o una iglesia, y una mansión de estilo tudor que
había estado en proceso de renovación durante tanto tiempo que había
comenzado a ver los andamios como parte de su arquitectura.
Al final resultó que era una tarde particularmente buena para ver a la
gente, con varios grupos caminando por ahí. Una pareja joven, completamente
inconsciente de su presencia y la de Duke, se asomó por la puerta y tomó
varias fotos de la Casa Ryder. Zoey levantó la barbilla con orgullo. Era su
hogar y ella lo consideraba uno de las casas más bonitas de la calle. Bueno, al
menos por lo que ella podía ver.

—Guau, esta casa es espeluznante,— dijo el joven. —Me pregunto si
aquí espantan.—
—¡No es espeluznante!— Zoey resopló con indignación.
—No es espeluznante,— coincidió la joven con ella. —Creo que es
romántica,— agregó con un suspiro.
—Sí claro. Te apuesto cualquier cosa que podemos encontrarla en un
episodio de Cazadores de Fantasmas.—
Zoey había considerado ponerse en contacto con un grupo de caza
fantasmas. Le había dicho a Charlie muchas veces que esa podría ser una gran
manera de promover la posada. Pero él no quería nada que ver con eso,
temiendo los efectos negativos a los que la expondría. —De cualquier manera,
no es espeluznante,— murmuró a sí misma.
—Zoey, ¿estás ahí?—
Su corazón se disparó cuando se dio la vuelta y vio al hombre mismo
caminando por un lado de la casa con Duke a su lado. —¡Charlie!— Se tiró
hacia él y lo abrazó por todo lo que valía.
Charlie se echó a reír y le apretó la espalda. —Ah, es tan bueno verte.


—¿Cuándo llegaste?— preguntó alejándose, dándole palmaditas a su
camisa a cuadros azul y negra para suavizar las arrugas sobre su vientre que
sobresalía.
—Hace apenas unos minutos,— respondió Charlie. El sonido de la
risa se desvió hacia el jardín y se les recordó que en cualquier momento
alguien podría echar un vistazo al interior y ver a Charlie hablando solo. —Tal
vez deberíamos entrar antes de que alguien piense que soy senil.—
Una vez dentro, Zoey se puso a trabajar rápidamente para preparar el
bocadillo favorito de Charlie. Fresas cubiertas de crema batida con trocitos de
chocolate.—
Charlie, te gusta mi comida, ¿verdad?— preguntó con cansancio
mientras colocaba el plato delante de él.
—Por supuesto que sí.

Aunque debo admitir que a veces anhelaba una
porción de pizza. ¿Por qué preguntas?—
—No es nada. Nada más estaba pensando.—
Charlie frunció el ceño mientras sacaba sus gafas gruesas del bolsillo
y la estudiaba. Zoey amaba esas gafas. Las había comprado porque le
recordaban un par que había tenido cuando era más joven. Tenían un marco
dorado ancho y grande que tocaba sus tupidas cejas y se hundía en sus
mejillas. Y de alguna manera lograban que su cabello ingobernable de sal y
pimienta sobresaliera aún más en las orejas y le diera una mirada dulce y
entrañable, aunque Zoey dudaba que eso era lo que estaba buscando.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Alma tuya – Haden Hudson

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *