Saltar al contenido

Amor antiguo, sexo privado – Gema Perez

 Sinopsis del libro 

Estás frente a una colección que incluye 3 libros escritos por Gema Perez.
A continuación te dejo las descripciones de las obras:

El Caballero Inmortal: Romance y Pasión con la Princesa y el Soldado Militar
Él es el campeón de Escocía.
El héroe imbatible. Inmortal.
Capaz de derrotar ejércitos.
Y es lo único que la protege.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Ella nunca ha conocido el amor.
Pero siempre lo ha deseado.
Siempre le ha deseado a él.
Y ahora podría ser suyo.

El Rey acaba de morir.
El reino está sumido en el caos.
La vida de la princesa corre peligro.
Y Alexavier acaba de jurar protegerla.

La encierra en la torre más alta.
Y custodia la entrada día y noche.
Hasta que no puede más… y entra.
Una noche de pasión que casi los mata.

Ahora debe huir con ella.
Su princesa. Su amada.
Y asegurarse de que llega a reinar.
Con él a su lado para protegerla.

Besos de Plebeya: Romance Sincero entre el Príncipe y la Campesina
Arthur es el príncipe heredero del trono.
Victoria es una plebeya sin título.
Él se prepara para heredar todo un imperio.
Ella trabaja en una biblioteca del reino.

Pero entonces se conocieron.
Se enamoraron. Se desearon.
Se amaron. Se prometieron.
Y ahora ambos podrían perderlo todo.

¿Podrá el amor superar a sus obligaciones?
¿Se convertirá Victoria en la reina plebeya?
¿Perderá Arthur todo por amor?

Princesa Vendida: Matrimonio de Conveniencia y Sierva del Príncipe Rico y Poderoso
Clarissa era hermosa.
La mujer más hermosa del reino.
Y la princesa. La heredera.
… y la moneda de cambio de su padre.

Entregada al príncipe de un reino vecino.
Misógino. Dominante. Y obsesionado con ella.
El matrimonio de conveniencia terminó pronto.
Y entonces comenzaba el reinado de verdad…

… Con Clarissa a los pies de Aldem.
Su sierva. Su esposa. Su sumisa.
Lo odiaba. Al principio.

Pero… ¿y si Aldem aún podía ser salvado?
¿Y si Clarissa podía abrazar aquel destino?


Ficha técnica del  libro

  • Título: Amor Antiguo, Sexo Privado
    Autores: Gema Perez
    Tamaño: 1.04MB
    Nº de páginas: 365
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Amor antiguo, sexo privado – Gema Perez
en pdf o epub Gratis

Arthur señalando un grupo de libros con una cubierta de color vino tinto y
letras doradas.
Estas investigaciones habían sido desarrolladas por importantes científicos
del reino. La tecnología en armamento más sofisticada se había vaciado en
aquellos tomos, los cuales eran cuidados con una gran dedicación.
— Para llegar hasta allí necesitaré la escalera. Iré por ella. — Dijo Victoria,
mientras abandonaba la habitación para ir a buscar este implemento.
— Te acompaño…
Ambos caminaron por un largo corredor hasta llegar a una especie de depósito
donde se guardaban múltiples objetos, obras de arte y material inservible que
había sido devorado por los insectos o ratas.
— No conocía este lugar. — Dijo Arthur.
— Hay demasiado polvo como para que un príncipe pase por estos lugares. —
Dijo Victoria mientras tomaba una gran escalera entre sus manos.
Arthur se encargó de ayudarla, llevando la escalera de nuevo a la gran sala de
donde habían salido minutos antes. El comentario referente a su estatus social,
había herido un poco su ego.

Había interpretado aquel comentario como una forma de crear una marcada
distancia entre la chica y él. Victoria nunca se imaginaría involucrada con un
príncipe, por lo que, después de haber pasado tanto tiempo con él, finalmente
ha comenzado desarrollar cierta confianza para poder hacer comentarios
incisivos, propios de la personalidad agria y directa de la joven plebeya.
Aunque pudiese parecer increíble, para Arthur nunca existió esta diferencia en
el estatus social, pero al ver la forma en que Victoria acentuaba esta
condición, tenía que borrar definitivamente estas limitaciones entre ellos.
Arthur irradiaba clase, educación y una imponencia que intimidaba a
cualquiera que se encontraba frente a él, pero esto no surtía efecto en Victoria,
quien se sentía cada vez más cómoda en presencia de este miembro de la
realeza del pueblo de Aiskel.
La escalera se apoyó sobre los estantes de aquella biblioteca que alcanzaba
unos 3 m de altura. La chica ascendió por los peldaños para dirigirse a la
parte más alta en donde se encontraban los tomos de color vino tinto con letras
doradas.

— ¿Cuál de ellos quieres? — Preguntó Victoria desde las alturas.
Arthur no tenía la menor idea de cuál escoger, ya que su única intención era
visualizar a Victoria desde la parte inferior. Observaba sus pantorrillas
imaginaba que había debajo de aquella falda que cubría la zona de sus muslos
y sus glúteos.
Deseaba que una fuerte brisa levantara aquella prenda de vestir y mostrara la
piel de la joven, pero esto no iba a ocurrir. Fue entonces cuando la mentalidad
macabra de Arthur se puso de manifiesto, solicitando el tomo más alejado y
difícil de alcanzar, complicando la tarea para la joven bibliotecaria.
— Ese, el de la izquierda. Ese es precisamente el que estoy buscando.
Victoria pensó instantáneamente que el príncipe era un hombre bastante
molesto, ya que, ya había solicitado el libro más difícil de alcanzar desde su
ubicación. Pero, como buena profesional y responsable, intentó cumplir la
tarea sin quejas.
Su brazo se extendió tanto como pudo, pero fue difícil alcanzar el tomo
solicitado por el príncipe. Su dedo pulgar e índice sujetaron torpemente los
extremos de aquel libro, pero su escalera, de manera inexplicable, perdió su
estabilidad.

El pie del propio Arthur había generado dicho movimiento, aunque Victoria no
lo había percibido. Un grito se escuchó en todo lugar, Victoria aseguraba que
se precipitaría al suelo, y desde esa altura, lo más seguro era que se lastimara
gravemente.
Arthur tenía todo absolutamente calculado, ya que, se había colocado en una
posición estratégica para poder atajar a la chica, la cual cayó en sus brazos de
manera segura.
Las manos de Arthur sujetaron sus muslos y su espalda, aprovechando la
confusión y el miedo de la joven para que sus dedos palparan los firmes
músculos de sus piernas. Fue un movimiento rápido, pero fue suficiente para
que las manos de Arthur hicieran un mapa mental al tocar a la joven.
Victoria, con su poca malicia e inocencia marcada, no dio demasiada
importancia a la forma en la que el príncipe la tocaba, ya que, daba mucha más
prioridad al hecho de que debía agradecerle el no haberse lastimado gracias a
él.
— ¡Que torpe soy! Gracias por atraparme.
Arthur y la joven estaba muy cerca, ya que, el rostro de la hermosa chica había
quedado solo unos centímetros del de Arthur. Este sintió una increíble
necesidad de acercarse y besar sus carnosos labios rosados. Pero prefirió
contenerse antes de buscarse algún problema o rechazo por parte de la joven.

— Ha sido un placer salvarte la vida. Creo que me debes un favor. — Dijo
Arthur mientras colocaba la chica en el suelo.
— Tienes razón. No sé cómo podría pagarte esto. Pude haberme roto el cuello
al caer desde esa altura.
— ¿Cenarías conmigo esta noche? Estoy seguro de que quedaríamos a mano.
— Dijo Arthur.
Victoria sintió un enorme calor que la recorrió desde su entrepierna hasta la
cabeza. Una gran temperatura comenzó a ascender por todo su cuerpo, ya que
había notado el cambio de actitud de Arthur.
— ¿Cenar contigo? ¿En el castillo? — Preguntó la chica con cierta
incredulidad.
Hubo cierta ilusión en sus ojos.
Arthur sabía perfectamente que no podía ingresar a cualquier chica al castillo,
pero al ver cierta duda en la mirada de la joven, no tuvo posibilidad de
manejar aquella situación.
— Sí. Apenas termines irás conmigo al castillo. Podríamos pasarla muy bien
allí.
Victoria no entendía muy bien a qué se refería el príncipe con este comentario,
pero parecía estar poseída por alguien más, ya que, contestó de forma
afirmativa, accediendo a la invitación del apuesto príncipe.
Su plan había dado resultados, y había logrado llevar a la chica justo hasta
donde quería. Había conseguido estar tan cerca de ella, que ambos habían
respirado sus alientos, algo que había sido más que suficiente para poder
convencerlos de que había un deseo latente producto de tanto tiempo que
habían pasado juntos en las semanas pasadas. A Arthur se le hacía agua la
boca de solo imaginar a la pelirroja besando sus labios. No había ni que
hablar respecto a los pensamientos vinculados al sexo.

Arthur había puesto su mirada sobre la chica y finalmente había asestado el
golpe que lo dirigía hacia un encuentro lleno de lujuria con la joven
bibliotecaria. Tan pronto como llegó la tarde.
Ambos abandonaron la biblioteca y fueron trasladados directamente al castillo
en el carruaje real. Arthur no estaba autorizado para ingresar a ninguna chica
al castillo, por lo que, el ingreso de esta joven fue completamente clandestino,
aunque intentó que todo se desarrollará con absoluta naturalidad.
— Estaciona el carruaje en el jardín trasero. — Ordenó, Arthur.
Ambos descendieron del vehículo real, caminado a un paso bastante veloz
hasta el interior del castillo. Arthur se aseguraba de no ser visto, pero en
cualquier momento podría ser capturado por su padre, quien no estaría muy
feliz de que el futuro príncipe ingresara plebeyas al castillo.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Sexo en fantasía – Gema Perez

Esclava salvaje – Gema Pérez

Amor antiguo, sexo privado – Gema Perez

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *