Saltar al contenido

El protector

 Sinopsis del libro 

Conmigo estás a salvo. Siempre y en toda circunstancia te resguardaré.

A primer aspecto, Jake Sharp y Camille Logan no tienen nada en común. Él, un viejo militar, oculta un pasado obscuro y desea separarse de todos y sencillamente proseguir adelante con su vida sin mirar atrás. Ella, la hija mimada de un millonario, está harta de que la gente la vea como una muchacha que solo sabe gastar el dinero de su padre y está presta a salir adelante por su cuenta. 2 mundos absolutamente opuestos que se unen el día en que el padre de Camille contrata a Jake para resguardar a su hija. Ya nada va a ser igual.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.


Ficha técnica del  libro

  • Conmigo estás a salvo. Siempre y en toda circunstancia te resguardaré.A primer aspecto, Jake Sharp y Camille Logan no tienen nada en común. Él, un viejo militar, oculta un pasado obscuro y desea separarse de todos y sencillamente proseguir adelante con su vida sin mirar atrás. Ella, la hija mimada de un millonario, está harta de que la gente la vea como una muchacha que solo sabe gastar el dinero de su padre y está presta a salir adelante por su cuenta. 2 mundos absolutamente opuestos que se unen el día en que el padre de Camille contrata a Jake para resguardar a su hija. Ya nada va a ser igual.
    Nº de páginas:
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de El protector en pdf o epub Gratis

Respiro hondo y me calmo un poco, gracias a las sensaciones que me
provocan sus dedos, que me masajean profundamente. Los músculos se
contraen alrededor de sus dedos. Tiene razón: estoy a punto.
—No te corras aún —me ordena. Abro los ojos alarmada y lo veo
inclinado sobre mí, observándome mientras me tortura con sus precisos y
hábiles dedos—.

Aún no —insiste, pero entonces me acaricia el clítoris con el
pulgar, haciendo que seguir sus órdenes sea mucho más difícil.
Ya no puedo dejar los brazos quietos. Los bajo y me toco el vientre,
disfrutando de la sensación de mis propias caricias. El embriagador cóctel de
sensaciones es nuevo, y sé que podría engancharme con facilidad. Todo en
Jake es muy adictivo: lo que me hace, cómo me hace sentir. Lleva sólo unos
segundos centrado en mí y ya estoy al borde de la lujuria eterna. Y de sentirme
eternamente segura.

—¿Te gusta lo que te hago, Camille? —me pregunta en voz baja y muy
ronca observando mis manos, que se deslizan por mi vientre mientras él sigue
penetrándome metódicamente.
—¡Sí! —Estoy perdiendo la cabeza, y a él le encanta.
—Tengo celos. —Con la mano libre, atrapa mis muñecas y me aparta las
manos, dejándome frustrada.
Entonces las coloca de nuevo por encima de mi cabeza y con la mirada me
advierte que no vuelva a moverlas. Cuando está seguro de que voy a
obedecerlo, se levanta y se cierne sobre mí.
—¿Tomas anticonceptivos?
Asiento con la cabeza.

—¿Estás limpia?
Vuelvo a asentir, con seguridad, sin ofenderme. En medio de tanto deseo y
lujuria, no hay sitio para la vergüenza. No hay sitio para pensar en nada, por
eso ni siquiera le devuelvo la pregunta. Él se encarga de responderla
igualmente.

—Yo también. —Se inclina sobre mí y planta los puños sobre la cama, a
lado y lado de mi cara.
—¿Los brazos? —le pido instrucciones sobre qué hacer con ellos.
—Déjalos donde están.
Su pecho, pesado y firme, se une con el mío. Dobla los codos para acercar
la cara a la mía y, cuando su entrepierna alcanza mis caderas, noto que la
caliente punta de su polla da un ligero toque en la entrada de mi sexo. El
corazón se me desboca y él se paraliza, cierra los ojos e inspira hondo a
través de los dientes apretados. Está luchando por controlarse. Quiere alargar
las cosas, lo que me está volviendo loca de impaciencia, pero le sigo el ritmo.
—He tratado de imaginarme lo agradable que sería. —Suelta el aire, abre
los ojos y me clava la mirada—. Me lo he imaginado mil veces.
Otro ligero roce de su erección me hace arder. Contengo el aliento, casi
asustada por el placer que estoy a punto de experimentar, por la sencilla razón
de que sé que voy a querer más.

Jake levanta entonces la pelvis, adopta el ángulo adecuado y empuja con
suavidad hacia delante, penetrándome sin prisas, llenándome de manera
gradual hasta hacerlo por completo. Gruño y suspiro; le rodeo las caderas con
las piernas y los hombros con los brazos, atrayéndolo hacia mí.
—¡Joder! —susurra. Deja caer la cabeza y suelta el aire, temblando—. Lo
sabía —dice con la voz ronca—, sabía que encajaríamos a la perfección.
Y así es. Aunque su miembro es largo y grueso, mis músculos internos lo
abrazan a la perfección.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (4)

Hola no he podido descargar me lo pueden mandar al correo en pdf [email protected] gracias

Responder

presiona aqui para su descargar http://prntscr.com/fxkwjg

Responder

los enlaces del libro ¨EL PROTECTOR-Jodi Ellen Malpas¨ estan caidos 🙁 los EPUB

Responder

bueno ya te los resubi ha epub!!

Responder