Saltar al contenido
▷ Descargar libros gratis en pdf y epub 【2019】 Una página libre de Virus!!

El remanente – Checko E. Martinez

Genero: Terror

 Sinopsis del libro 

Los Misterios de Sacret Fire es un spin-off de la serie original El Círculo Protector que narra las aventuras de cinco amigos que protegen al mundo de las fuerzas del mal.

Preston Wells emprende una misión peligrosa de la que no tendrá escapatoria.
Las cosas para Preston, un joven recién mudado a la ciudad de Sacret Fire, no salen de la manera esperada cuando la aparición de un extraño hombre en la carretera le conduce a un destino inesperado.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Durante su búsqueda de respuestas para esclarecer las extrañas apariciones, Preston conoce a un joven telequinético llamado Regan Harper quien se une a su aventura para descubrir las verdaderas intenciones del misterioso individuo.

Sin embargo, terminan cruzándose con la testaruda Tilly Hawkins quien desvía la investigación de Regan y Preston al descubrir que Bruce, el extraño de la carretera, podría no pertenecer a su mundo y que su existencia podría estar ligada a una peligrosa conspiración demoníaca.


Ficha técnica del  libro

  • Título: El Remanente (Los Misterios de Sacret Fire 1)
    Autores: Checko E. Martinez
    Serie: I de Los Misterios de Sacret Fire
    Tamaño: 0.76MB
    Nº de páginas: 419
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de El remanente – Checko E. Martinez
en pdf o epub Gratis

Habían pasado seis semanas desde la explosión en la casa de Bruce
Hills. Nadie sabía sobre aquel pobre individuo. La noticia de la explosión
abarrotó los medios durante las semanas que siguieron el suceso. Era muy
extraño que una casa explotara en aquel tranquilo vecindario. La gente estaba
más acostumbrada a leyendas urbanas pero no a las explosiones.
Era martes en la mañana del 12 de julio cuando Tilly Hawkins salió de
su casa usando una blusa blanca con una camisa de cuadros encima. Vestía una
falda que le llegaba a las rodillas y unos botines negros que muy apenas
acaparaban sus muslos. Tilly se había distanciado un poco de Regan y Preston.
Regan se había asustado tanto que se mantuvo comunicado con Preston.
Habían ido demasiado lejos poniendo sus vidas en peligro, mientras que
Preston creía que todo había sido un plan para matar a Bruce.

Tilly caminó desde su casa hasta el centro de la ciudad. No tenía un auto
como sus amigos. Prefería la caminata como una forma de despejar su mente y
calmar sus enojos. Como se irritaba bastante cuando algo no le gustaba,
caminar le ayudaba a deshacerse de sus sensaciones irritantes. En su camino
atravesó gran parte de los vecindarios. Sacret Fire era famosa por la
amabilidad de sus personas. Los sacretianos eran muy saludadores y eso hacía
que fueran una cultura curiosa. Siempre estaban interesados en saber sobre las
personas. Detuvo su caminar cuando entró en la calle Holligan. Aquella
avenida era conocida por la variedad de tiendas que abrían sus puertas cada
día. Y una de esas tiendas fue la que visitó esa mañana. Los escaparates
montaban artefactos antiguos y muy bizarros que Tilly se detuvo a vislumbrar
con gran morbo. Levantó la mirada y leyó el nombre de aquella tienda que
estaba tallado sobre una superficie de madera con forma de rectángulo.
—”La Caja de Pandora” —dijo Tilly sosteniendo las agarraderas de la
mochila que llevaba sobre la espalda.
Tilly giró la chapa de la puerta al ver que la tienda se encontraba abierta.
Cuando entró, el sonido de una campana se escuchó en todo el lugar. Ella
dirigió la vista hacia la zona donde la campana se encontraba instalada.
Dentro de la tienda había estantes que mostraban artefactos de magia. Desde
libros de brujería, esferas de cristal, piedras, joyas, guantes con diamantes,
báculos, armas, dagas ceremoniales, muñecas, colgantes, lanzas e incluso
calaveras de cristal. Tilly sació su curiosidad observando con gozo la
cantidad de objetos que se podían encontrar en aquel lugar. Le encantaba todo
lo relacionado con la magia.

Lo sorprendente era que hasta hacía unas semanas
no creía que fuera algo real pero después de lo que había averiguado con sus
amigos, el desconocimiento de la existencia de la magia había pasado a la
historia.
—Me preguntaba cuándo es que vendrías —dijo una voz al fondo.
Era la voz de una mujer que Tilly conocía. La misma voz de la mujer de
la cafetería. Tilly se giró y descubrió cómo la señora Fitzpatrick le observaba
sin quitarle la mirada de encima. Le clavaba los ojos como si se tratara de
alguien que hubiese allanado su tienda. Tilly caminó hacia la mujer que yacía
parada detrás de un mostrador de cristal donde había una gran cantidad de
objetos de los que la chica no tenía conocimiento.
—Señora Fitzpatrick.
—Matilda Hawkins —la mujer sonreía mientras le observaba con gozo
— espero que estés aquí por otra cosa.
—¿Otra cosa?
La señora Fitzpatrick puso las manos sobre el mostrador. Aquella
mañana llevaba puesto un pantalón de mezclilla que le quedaba flojo, una
blusa azul marino y un camisón morado encima.
—Sabes de lo que hablo.
—Aquel día en el Hada Verde. Usted lo sabía.
La mujer prolongó una sonrisa.
—Usted sabía lo que pasaría. Por eso me dijo que nos alejáramos de
todo. Que dejáramos de hacer lo que estábamos haciendo. Usted sabía en lo
que nos estábamos metiendo.

—Por supuesto.
—¿Cómo es que lo sabe? ¿Quién es usted realmente?
La señora Fitzpatrick no dijo nada. Mantuvo un silencio agudo mientras
continuaba observando a Tilly quien comenzó a sentirse incómoda por sus
miramientos.
—Bruce Hills está muerto. Al menos es lo que nosotros pensamos.
Alguien quiso matarlo en su casa o tal vez lo logró.
—Por eso te dije que tú y tus amigos tenían que apartarse. No saben ni
con quién se están metiendo.
—¿Puede hablar más claro?
La señora Fitzpatrick salió del área del mostrador y caminó hacia la
entrada mientras Tilly le seguía con la mirada. Puso la cerradura y colocó un
cartel de cerrado. La mujer regresó hacia la joven quien continuaba con los
nervios de punta.
—Acompáñame.
Tilly siguió a la señora Fitzpatrick hasta un cuarto detrás del área del
mostrador tapado con una cortina roja que tenía abalorios en toda la
superficie. En aquel cuarto había un escritorio con una computadora portátil
encima e incluso una bola de cristal. Tilly tomó asiento en una silla frente al
escritorio y la señora Fitzpatrick se acomodó del otro lado. El asiento de la
señora Fitzpatrick era una silla reclinable color café. Alrededor del cuarto
había fotografías muy antiguas.
—¿Esa es su familia? —preguntó la joven señalando varias de las fotos.
—Así es.
Tilly se puso la mochila sobre las piernas mientras aquella mujer seguía
observándole. Solo que ahora no sonreía. Tenía la mirada seria.
—Te traje aquí porque después de lo que me has contado, nadie está a
salvo.
—¿A salvo? —Tilly frunció el ceño—. ¿A qué clase de peligro nos
enfrentamos?
—Tú y tus amigos no tienen la capacidad para enfrentar a este tipo de
seres. Preston Wells ha estado involucrado con los Protectores y eso le ayudó
a tener un poco de capacidad. Pero tú y Regan ni siquiera son capaces.
—No conoces a Regan como yo lo conozco —Tilly se mofó.
—Sé exactamente lo que sucede en esta ciudad —le dijo la señora
Fitzpatrick— Bruce Hills es Dale Henry, como ustedes lo han supuesto.
—Lo sabía. Sabía que Bruce Hills era ese hombre. Pero espera, ¿cómo
es posible que viva en nuestra época con otro nombre?
—Eso es lo que más deben temer tú y tus amigos. Dale Henry era mi
abuelo —la señora se recargó en el respaldo de la silla— él podía ver el
futuro pero nadie le creía.

Así que decidió escribir un libro. Y como mi abuelo
podía ver el futuro, es algo que también yo heredé.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!