Saltar al contenido

El último mago

Genero: Ciencias

 Sinopsis del libro 

En la N. York actual, la magia prácticamente se ha extinguido. Las realmente pocas personas que quedan con afinidad para ella —los mageus— viven en las sombras, escondiendo lo que son. Todo aquel mageus que entra en Manhattan queda atrapado por el Umbral, una barrera de energía obscura que los recluye en la isla. Cruzar el Umbral significa perder sus poderes… y, frecuentemente, asimismo la vida.

Estrella es una ladrona a la que han adiestrado desde pequeña para hurtar instrumentos mágicos en poder de la siniestra Orden que creó el Umbral. Merced a su habilidad innata

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

para manipular el tiempo, es capaz de viajar al pasado para robar dichos instrumentos antes que la Orden se dé cuenta siquiera de su presencia. Sin embargo, Estrella El último mago pdf deberá recurrir a sus años de adiestramiento para realizar una última misión: recular hasta 1902 para hurtar un viejo libro que contiene los secretos de la Orden —y del Umbral— antes que el mago pueda destruirlo

y condenar a los mageus a un futuro sin esperanza.
Pero la viejo N. York es una urbe peligrosa controlada por malignas bandas delincuentes y sociedades segregas, un planeta en el que el propio aire está cargado de magia. Allá nada es lo que semeja, incluyendo el mago. Además de esto, si Estrella pretende salvar su porvenir, quizá deba traicionar a todos anteriormente.


Ficha técnica del  libro

  • Título: El último mago
    Autores: Plana Maxwell
    Tamaño: dos.83MB
    Nº de páginas: 421
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de El último mago en pdf o bien epub Gratis

–gritó Logan, su voz era compacta y lenta, tal y como se había vuelto el
momento en sí.
¡Noooooo!
La explosión de la pistola retumbó.
Estrella atravesó corriendo el resto del corredor que quedaba y se interpuso entre
Logan y el arma.
Sujetó a Logan con solidez por el torso y procuró un sitio seguro… enfocando
toda su fuerza y su poder en extenderse más… y los llevó a los dos a una versión vacía
del mismo corredor.
Ahora, la luz del día ingresaba por medio de una ventana sucia que estaba en el
extremo del corredor, alumbrando las manchas de polvo que habían desequilibrado en el
aire viciado de la casa totalmente sigilosa.
Logan gimió y se movió para separarse de ella.
–¿Qué demonios hiciste?
Ella ignoró su incomodidad y asimiló el corredor diferente y la casa silenciosa
y desocupada.
–Nos saqué de allá.
–¿En frente de –la piel de Logan estaba pálida, y tremía. ?
–Ya me habían visto.
–No deberías haberte entrometido de esa manera –dijo él con voz ronca. Hizo
una mueca de dolor al moverse–. Tenía todo bajo control.
Ella debería haberse airado por que hubiese regresado tan veloz a su
conducta molesta frecuente, mas estaba demasiado aliviada a fin de que aquello le
importase. Quería decir que la herida de Logan seguramente no estaba matándolo.
Aún.
Estrella apuntó la camisa ensangrentada del chaval.
–Sí. Estabas haciéndolo excelente.
–No me culpes por esto. Si no hubieses ido tras un diamante, no habrías llegado
tarde a reunirte conmigo. Podríamos ya habernos marchado antes que Schwab
apareciera –replicó él–. Nada de esto habría sucedido.
Ella lo fulminó con la mirada, sin ceder en absoluto. Mas sabía, si bien lo
odiara, que llevaba razón.
–Te saqué de allá, ¿o bien no? ¿O bien tal vez preferirías estar fallecido?
–Ahora lo van a saber.
–Ya lo –dijo apretando los dientes. sé
Para Schwab y el otro hombre, Estrella y Logan habían desaparecido, y las
personas sencillamente se desvanecían. No sin magia: magia . Magia vieja.
Incluso Schwab lo habría comprendido.
no natural
–La Orden se va a enterar. Quién sabe qué harán…
–Quizás no tenga relevancia –dijo , procurando separar la inseguridad que
sentía–. Jamás ya antes hemos alterado nada.
–Nunca ya antes absolutamente nadie nos ha visto –replicó , presionándola.
–Bueno, no estábamos vivos en 1920. No creo que prosigan buscando a dos
adolescentes a lo largo de los próximos 100 años.
–La Orden tiene una enorme memoria –Logan la fulminó con la mirada, o bien al menos
intentó hacerlo, mas sus ojos todavía no se enfocaban totalmente, y el mareo que solía
afectarlo tras deslizarse a través del tiempo tenía un efecto evidente en él.
Cayó sobre sus codos–. De todas maneras, ¿exactamente en qué temporada estamos?
Estrella miró a su alrededor la quietud mohosa del corredor. Inmediatamente, se sintió
menos confiada con respecto a las resoluciones que había tomado.
–No estoy segura –admitió.
–¿De qué manera posiblemente no lo estés? –él sonaba demasiado insolente para ser
alguien que seguramente estaba por fallecer desangrado–. ¿Quizá no fuiste quien
nos trajo acá?
–Sí, mas no estoy segura de qué año es. Trataba de sacarnos de exactamente
allí, y entonces disparó el arma y… –ella dejó de charlar cuando sintió un dolor agudo
en el hombro, que le recordó lo que había ocurrido. Tocó la lona húmeda y rasgada
con cuidado.
La mirada desenfocada de Logan inspeccionó a Estrella.
–¿Estás herida?
–Estoy bien –dijo , frustrada por haber vacilado y terminado en el recorrido de
la bala–. Apenas es un arañazo, lo que no es nada en comparación contigo –se
levantó del suelo y El último mago epub le ofreció una mano a Logan.
Él le dejó que lo ayudase a incorporarse, mas tambaleó, inestable de pie, y
colocó su peso sobre ella para sostenerse erguido.


Leer  ebook en on line dando click abajo

Si  lo que deseas es leerte   el libro en  línea  puesto que dejame decirte  que lo puedes hacer  dan click en el  botón de abajo  y te redirige  cara  donde podras  leerlo  sin  inconveniente  y ya muchos  lo   lo tiene  o bien lo leen ahora.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *