Saltar al contenido

Entre dos mundos

Genero: Drama

 Sinopsis del libro 

Octubre de 2016. El campo de emigrantes de Calais, conocido como La Jungla, ha sido desmantelado y entre los escombros aparecen siete cadáveres.

Un policía sirio huido de su país busca desesperadamente a su familia en el campo de refugiados en Calais. Entretanto, un agente francés recién destinado a la zona hace todo lo posible por entender y mejorar la situación de los emigrantes. El destino de un niño se interpondrá entre ambos y les cambiará para siempre.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Un thriller impactante que oscila entre la esperanza y la desesperación.

Actual, duro y escrito con una ternura que provoca un nudo en la garganta. Sus protagonistas, extraordinariamente humanos, permanecen en la memoria.


Ficha técnica del  libro

  • Título: Entre dos mundos
  • Genero: Drama
  • Tamaño: 1.55MB
    Nº de páginas: 873
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Entre dos mundos – Olivier Norek
en pdf o epub Gratis

A Adam le impactó el desequilibrio, el abismo ente ese hombre vestido con
harapos y la cantidad de nuevas tecnologías de seguridad que parecía haber a
su alrededor.
—El código de acceso les permite entrar en ese espacio intermedio —
explicó Julie—. Dentro de él hay un dispositivo de control denominado
«lector biométrico de mano». Había que dar con una clave que no pudieran
extraviar, y así fue como se recurrió a la palma de la mano. El láser analiza
con precisión su forma, la separación de los dedos y su medida. Pero no
imaginábamos que esta tecnología fuese a suscitar tanta desconfianza. Por
ejemplo, los somalíes están convencidos de que aprovechamos para tomarles
las huellas digitales y que cuando ya tenemos a suficientes personas de la
misma nacionalidad cerramos el contenedor por la noche y lo cargamos en un
barco para devolverlos a su país de origen.
—Dudo que Francia actúe de esa manera.
—Porque usas la cabeza. Otros con menos luces o más traumatizados se
alimentan de toda clase de rumores. ¿Sabes?, aquí hay unas diez mil personas
que no tienen nada que hacer en todo el día más que esperar a que caiga la
noche para intentar colarse en un camión que vaya a Inglaterra. Y muy pocos lo
consiguen. Al trauma de la guerra se suman el aburrimiento y la frustración. Si
te gusta leer, dibujar o escribir, hazlo una hora al día, te lo ruego; es
fundamental. Encuentra una ocupación antes de que se te vaya la olla.
Adam arrugó la frente al oír esa expresión que nunca había leído en los
libros de su padre.

—Írsele a uno la olla: volverse loco —aclaró Julie—. Hay personas que
llevan meses aquí, otras más de un año, y tres cuartas partes de ellas padecen
algún trastorno psiquiátrico, a veces profundo. Conozco a algunos hombres
que están majaras del todo. Ya no soportan a los demás o, mejor dicho, ya no
se soportan ellos mismos y se han ido a vivir al bosque que bordea la Jungla
como ermitaños, ya no esperan nada más que morir allí.
—Preferir vivir como un animal en un bosque antes que registrarse en el
CAP es bastante radical —comentó Adam, perplejo.
—Todo funciona a golpe de rumor, y como los que los difunden están tan
convencidos, al final los bulos acaban haciéndose reales. Un kurdo me dijo
que se negaba a quedarse en el CAP porque pensaba que pasábamos
directamente la información a su gobierno para que pudiera arrestar a los
familiares que había dejado en el país. Por culpa de esos cuentos absurdos,
solo dos tercios de este centro de acogida están ocupados, cuando en el resto
de la Jungla no cabe ni un alfiler y se pisan los unos a los otros. De todos
modos, lo importante ahora es que aquí dentro estaréis totalmente protegidos
de los afganos.
La joven vio que Adam dudaba. Imaginó la cantidad de información que
debía de haber recibido durante los últimos días y comprendió que ya no sabía
en quién podía confiar. Pero sobre todo vio en sus ojos que no se resignaría a
abandonar la entrada de la Jungla. Su duna era su puesto de control, y el CAP
estaba demasiado internado en el campamento. Se arriesgaba a no ver entrar a
su Nora.

Estúpidamente, Julie envidió por un instante a esa mujer por la que Adam
había cruzado el planeta. Su pena, su rabia y cierto miedo sordo afloraban a la
superficie en cada uno de sus gestos, en cada una de sus decisiones, de sus
respiraciones, con una esperanza infinita como único motor. A Julie le parecía
muy conmovedor, emocionante, seductor.
Así pues, Adam no se instalaría en el CAP. Sin embargo, para Kilani era el
sitio perfecto. Adam se volvió hacia el niño para explicárselo. Como era de
esperar, el pequeño se había escabullido otra vez. ¿Qué trola se habría tragado
Kilani para que le asustara tanto aquel lugar?
—Con unos pantalones de talla infantil y una tienda nueva bastará.
Julie lo miró con cara de maestra disgustada, y luego sonrió, como siempre;
llevaba puesta esa sonrisa como quien lleva un uniforme. Recorrió el trecho
hasta el puesto de control, introdujo el código, dejó que la máquina le
escaneara la mano y desapareció en el interior del primer contenedor blanco,
en el que se encontraba el almacén de ropa y los artículos de primera
necesidad.
Salió a los pocos minutos cargada con una bolsa de prendas limpias y una
tienda. Mientras se lo daba a Adam, a través del intercomunicador por radio
que llevaba prendido del cinturón se oyó la voz de Antoine, el vigilante de la
garita del campamento de las mujeres. Julie soltó el aparato y subió el
volumen.
—Te escucho, Antoine.

—Paz en el mundo, Julie. Acaban de avisarme de una llegada. En torno a
sesenta personas más en la entrada de la Jungla.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB

Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *