Saltar al contenido

Érase una vez un soldado

 Sinopsis del libro 

Como heredero de un título nobiliario y una enorme fortuna, Will Masterson debería haberse quedado en casa para ocuparse de sus responsabilidades. En cambio, se fue a Érase una vez un soldado  pdf la guerra. Después de unos peligrosos años combatiendo contra los franceses, quiere que esta misión sea la última.

Sin embargo, todos sus planes se esfuman en cuanto llega al pequeño bastión montañoso de San Gabriel y conoce a Atenea siempre ha creído que es demasiado alta, fuerte y excéntrica como para atraer a un hombre. Y aunque está orgullosa de su independencia, por primera vez en la vida encuentra a un hombre que tal vez pueda estar a su altura.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Como dos almas gemelas, cuya valentía los expone al peligro, Atenea y Will harán todo lo que esté en su mano para derrotar a los enemigos de San Gabriel. Ninguno de los dos se arredrará ante la muerte, y solo estando juntos encontrarán la felicidad y un amor más profundo de lo que jamás habrían soñado


Ficha técnica del libro

  • Título: Érase una vez un soldado
    Autores: Mary Jo Putney
    Serie: I de Calaveras redimidos
    Tamaño: 1.39MB
    Nº de páginas: 201
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Érase una vez un soldado en pdf o epub Gratis

Tal vez crea que a ti te da igual, pero tiene motivos para creer que a los
demás les importa, y mucho. —Justin meneó la cabeza—. Eres el hombre más
justo y tolerante que he conocido, pero naciste con privilegios. Siempre
supiste que, llegado el día, te convertirías en lord Masterson. De la misma
manera que un pez no reconoce el mar en el que vive, creo que tú no eres
consciente de los privilegios de los que disfrutas.
—Atenea me ha dicho algo parecido —admitió Will—. Sé que he sido
afortunado, pero eso no me convierte en alguien especial, no en el fondo. Soy
hijo legítimo y Mac no lo es, pero él es mucho más alegre y popular que yo, y
ha amasado una fortuna con su esfuerzo. Nunca le ha faltado confianza en sí
mismo.
—Creo que Mackenzie aprendió muy pronto a fingir confianza en sí mismo,
seguramente para compensar la mancha de su nacimiento. ¿Alguna vez has
hablado de la diferencia entre ser hijo legítimo y serlo ilegítimo?
Sorprendido, Will contestó:
—Nunca ha sido necesario, porque no era importante.
—Para ti no, pero me apostaría cualquier cosa a que la diferencia sí ha sido
importante para Mac. —Justin frunció el ceño—. Casi todos nuestros
compañeros de clase en la Academia Westerfield eran tan privilegiados como
tú. Yo era el único de la primera clase que no pertenecía a la aristocracia.
Ashton se convirtió en duque a los diez años, y Kirkland, Wyndham y tú
siempre supisteis que heredarías títulos nobiliarios, mientras que Randall
heredó una próspera propiedad y es el heredero de un condado. Ninguno de
vosotros tuvo infancias felices, pero todos nacisteis en una cuna de oro.
Will miró a su amigo con el ceño fruncido.
—¿Te sentías inferior? No lo habría imaginado al verte, pero es evidente
que no soy muy observador.
Justin sonrió.
—Soy escocés. ¿Por qué me iba a importar la opinión de un puñado de
sassenach? Dicho esto, lady Agnes creó una atmósfera igualitaria en el
internado que impidió que hubiera mucho acoso o pedantería.

—La Academia Westerfield es para niños de alcurnia y mal
comportamiento, ¿cómo acabaste allí? —le preguntó Will, presa de la
curiosidad—. Sé los motivos por los que nuestros compañeros de clase
acabaron allí, pero no los tuyos. Siempre me pareció que te llevabas bien con
tus padres.
—Lo hacía y lo hago. Tuve muchísima suerte al contar con ellos como
padres. Asistí a la Academia Westerfield por un tema de flagrante oportunismo

—confesó Justin de repente—. A mi padre le gustaba la idea de que el
internado lo hubiera fundado la hija de un duque y creyó que sería bueno para
el negocio que tuviera por compañeros a «un puñado de aristócratas
malcriados», según sus palabras. Al principio no Érase una vez un soldado  epub me hizo mucha gracia la
idea, pero me prometió que, si detestaba el lugar, me enviaría a otra parte.
Pero me gustaron mis compañeros, adoraba a lady Agnes y no tuve el menor
problema de adaptación.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Una rosa perfecta (PDF)  - (Ángeles caídos 07) - Mary Jo Putney

Una rosa perfecta – (Ángeles caídos 07) – Mary Jo Putney

 Magia robada  (PDF) - (Los guardianes 02) - Mary Jo Putney

Magia robada – (Los guardianes 02) – Mary Jo Putney

Falsa identidad  (PDF) - (Ángeles caídos 06) - Mary Jo Putney

Falsa identidad – (Ángeles caídos 06) – Mary Jo Putney

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *