Saltar al contenido
▷ Descargar libros gratis en pdf y epub 【2019】 Una página libre de Virus!!

Guerreros de la noche – H. D. Cruz

Genero: Historia

 Sinopsis del libro 

¿Crees en el destino, el karma o en la suerte? El libre albedrío ha sido cuestionado desde los tiempos bíblicos. Los inesperados giros en la vida de Annie la llevarán a perder su hogar, a verse inmersa en un mundo que convive oculto en el nuestro y a ser la moneda de cambio en una guerra a tres bandas.Las sombras del pasado la envolverán en una huida hacia delante. Un padre que nunca conoció, una civilización que la atrapará y la violencia de una raza que se muere. ¿Ella es la respuesta o el problema? Historias de amor llenas de aventuras, peligros mortales, deseo y pasiones ardientes. Déjate llevar a mis sueños, donde debes decidir si quieres vivir por amor o morir sin esperanza.


Ficha técnica del  libro

  • Título: Guerreros de la noche
    Autores: H. D. Cruz
    Tamaño: 0.83MB
    Nº de páginas: 621
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Guerreros de la noche – H. D. Cruz
en pdf o epub Gratis

Aquellas palabras acababan de sentenciar a la mujer que poseía, porque
ya no pudo controlarse más y bombeó con fuerza haciéndola gritar y sollozar
de puro placer. Los dos se corrieron con un grito que aplastaron con un beso.
El sexo siempre había sido placentero, pero aquella pequeña mujer le había
hecho tocar el calor del sol. Su amor le había envuelto y le había hecho
sentirse amado y lleno por primera vez compartiendo su cuerpo.
Los dos sudaban copiosamente y jadeaban acompasados, al dejarse
llevar por su mutuo orgasmo. No querían separarse y volvieron a besarse
despacio hasta que Blake comenzó a mecerse con cariño y sin las prisas de la
primera vez, dejándose caer contra sus caderas y alcanzando el placer de
nuevo.
La sintió dormirse cuando su cansado y complacido cuerpo se dejó
llevar por la tranquilidad del deseo satisfecho. La tapó con suavidad para que
nada perturbara su descanso, acercándola a su pecho y protegiéndola con su
cuerpo. Nunca más dejaría que nadie le hiciera daño. Mataría a quien fuera
necesario para mantenerla a salvo. Puso un brazo por encima de su
compañera, resguardándola contra los latidos de su corazón y se adormiló a
su lado. Su mujer necesitaba dormir para recuperarse, la conversión a engabi
requería que estuviera fuerte para juntar dos partes de un todo.
Annie sintió el agua de la ducha y se obligó a abrir los ojos. Vio a Blake
salir de la ducha desnudo y caminar despacio, intentando no hacer ruido,
hasta su armario. Aún no se había dado cuenta de que estaba despierta.
―Casi prefiero que no te vistas, si no es absolutamente necesario.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Me
gustas tal y como estás ahora. La ropa sólo me privará del placer de
contemplarte.
―No quería despertarte y ya tengo que irme. Lance me espera y no
puedo faltar hoy, los turnos deben respetarse o sería un caos. Bella estará aquí
enseguida, quédate acostada y pídele lo que necesites, tienes que descansar.
Annie le abrió los brazos esperándole acostada en medio de la gran
cama.―
Ven.
Sólo aquella palabra le había hecho excitarse y querer enterrarse bien
dentro de ella, hasta que él fuera lo más importante para la mujer que amaba.
Fue hacia ella y le rodeó con sus brazos, para acabar besándola con ansia,
hasta que los dos tuvieron que detenerse para coger aire.
―Te estaré esperando con más cuando vuelvas, así que ten cuidado y
vuelve de una sola pieza o me enfadaré.
―Te recordaré esta conversación cuando vuelva, porque creo que esta
noche has creado a un monstruo que jamás se saciará de ti. Eres una mujer
muy imprudente al tentarme de esa forma.
Nunca le había costado tanto prepararse para subir. Dejarla le oprimía el
corazón. No podía dejar de pensar en que había estado a punto de perderla y
no quería volver a dejar que se alejara de su vista, pero tenía que irse. Debía
ver a Lance antes de cruzar el portal, el asunto del castigo que se le iba a
otorgar a Jody estaba pendiente y la quería bien lejos de Annie para siempre.
Que cavara galerías una mujer no era inusual, pero quería un castigo más
contundente, al mismo nivel de su agresión.
Su vida era lo que deseaba, aunque no creía que se la concedieran. Las
mujeres eran un bien escaso y delicado que todos mimaban, pero su delito era
tan grave que cavar galerías o cambiarla de colonia sería como darle una
palmadita en la espalda. Sin embargo, esa fue la oferta que le hicieron y se
negaba a aceptarla.

―¿Qué quieres decir con que la mandarás a otra colonia? Tengo
derecho a reclamar su vida si es mi deseo, atacó a una humana que estaba
bajo nuestra protección. Ha abusado de su fuerza contra otra mujer más frágil
y desprotegida. Reclamada o no, para mí es mi engabi y eso me da derecho a
pedir la pena máxima o a negociar un castigo más duro del que me propones.
Jody la atacó justo por ser mi compañera y expresarlo en voz alta en un área
publica y es mi derecho obtener su cabeza.
―Nunca hemos penalizado a ninguna mujer con la pena de muerte. He
hablado con los caudillos de otras colonias y hemos llegado a un acuerdo.
Pasará el resto de su vida encadenada y cavando túneles en la colonia del
este. Perderemos a una de nuestras mejores guerreras, hasta tú has reconocido
que lucha mejor que muchos de tus guerreros… Perderá su libertad, el placer
de luchar y cavará mientras tenga un solo aliento.
―¡Y yo no tengo nada que añadir! Eso no me parece muy justo. Casi la
mata, Lance. Se aprovechó de su fuerza e intentó matarla de una forma
deliberada. Hubiera sido un asesinato. Y me da igual que sea un hombre o
una mujer. Ha intentado quitarle la vida a una humana que debíamos proteger
y en las leyes no hay ninguna diferencia ni ventaja alguna entre sexos.
―En nuestra cultura las mujeres son la vida, Blake. Voy a contarte el
resto del castigo que hemos sentenciado para ella y creo que estarás de
acuerdo en que, para una mujer, es peor que la muerte. La drogarán con elixir
y se le obligará a parir hijos de los guerreros que la deseen. Nunca los verá, ni
los criará y morirá unida a esas cadenas cuando se agote de procrear y cavar.

Se quedó callado e impactado por la condena que la aguardaba. Hubiera
sido preferible una muerte piadosa. No había oído que esa ley se ejecutara en
muchos siglos. Sabía que existía desde el principio de los tiempos, pero
siempre pensó que no se utilizaría contra sus hembras.
―Por razones evidentes, nadie debe conocer su condena. Sus hijos
pertenecen a esta colonia y en cuanto sean destetados se nos serán devueltos.
Merecen y deben tener un lugar en nuestro mundo, no quiero que ninguno de
ellos sea discriminado por su nacimiento. En sus actas de nacimiento figurará
un nombre falso de madre y padre y nadie volverá a despreciar a un niño por
su procedencia. En mi colonia y mientras yo viva, no se volverá a repetir esa
situación si puedo evitarlo.
No tenía nada que añadir a lo que Lance le había expuesto. Si hubiera
sido una mujer de su familia hubiera suplicado por una muerte rápida e
indolora para que no sufriera tal destino. Se dio la vuelta y se unió a sus
hombres y la lucha le ayudó a descargar la tensión, el miedo y la frustración
de los dos últimos días. Al amanecer entraron en el portal y, después de pasar
por las cocinas, fue rápidamente hasta su habitación. Bella le esperaba
apoyada en la puerta, le dio un beso en la mejilla y abrió muy despacio la
puerta. Annie dormía abrazada a una almohada.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!