Saltar al contenido

Huellas de sangre

 Sinopsis del libro 

¿Reencarnación? ¿Destino?
Damon no creía en nada de eso, hasta que la conoció.
Ella tenía una vida normal: familia, trabajo… Hasta que Huellas de sangre pdf conoció a Damon, su vecino. Con él no sólo llegaron los problemas, también trajo secretos y mentiras de una vida anterior.

Dorothea, curiosa y decidida, se empeña en descubrir quién es Damon arriesgándolo todo, incluso su vida cuando se convierte en el blanco de un asesino serial.
¿Estará preparada para enfrentar la realidad del mundo de los vampiros? ¿Podrá hacer frente a esa nueva vida, más aún cuando el pasado de Damon los alcance?

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.


Ficha técnica del libro

  • Título: Huellas de sangre
    Autores: Gabrielle Edelman
    Tamaño: 1.00MB
    Nº de páginas: 457
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Huellas de sangre en pdf o epub Gratis

A los dos nos causó sorpresa y es que en esos momentos también quisiera
irme. Lejos de Damon.
Sonia llegó en la noche. Julius me confesó que ella quería volver a su casa
en Nueva Zelanda y lo que quería era llevarse a mi hermano lo que le había
causado depresión porque él no quería dejar un hotel para irse a establecer en
otra casa; quería aventura y viajar. No quedarse encerrado en cuatro paredes.
El argumento de Sonia era que ella quería que mi hermano viviera lo que
ella estos años con nosotros. Pero mi hermano no estaba dispuesto a hacerlo
por tiempo indeterminado.
Recuerdo que empezaba a quedarme dormida cuando mi hermano gritó: —
¡Espera Sonia!—. Salí al pasillo corriendo para ver qué pasaba y vi a Sonia

corriendo seguida por Julius.
Ambos me pasaron de largo y se dirigieron a la puerta principal, por
suerte mis abuelos no se habían percatado de sus gritos y dormían. Los seguí
hasta la puerta principal dónde Sonia se negaba a entrar al auto.
—¿Qué creen que hacen? —les reproché a los dos—. Mis abuelos
duermen y ustedes están gritando. ¿No es hora de que la dejes en su casa? —
Miré a Julius enojada.
No era su madre, pero era hora de que Sonia se fuera.
—No te metas en esto Thea —pidió Sonia levantando la mano. Estaba
furiosa.
—No le digas a mi hermana qué es lo que tiene que hacer—. me defendió
Julius.
—Basta los dos, nadie pone palabras en mi boca ni me dice qué hacer.
Sube al auto, él te llevara —ordené a Sonia—. Y tú llévala a casa antes de que

mis abuelos se den cuenta de que sigue aquí y que además están peleando.
—No me voy a subir a ningún auto —se negó ella caminando en dirección
contraria al auto—. Me voy… y espero nunca volverte a verte, eres
despreciable —declaró ella sin importarle gritar en la cara de Julius.
—¡Cállate! —Dijo mi hermano caminando hacia la casa—. Has lo que
quieras, ojalá esa secta que anda por las calles te encuentre en un callejón.
—¡Julius no le digas eso! ¡Has algo!
—Que se vaya si quiere, yo no le pedí que se quedara —me dijo y entró a
la casa.
Me quedé muda viéndolo desaparecer dentro de la casa y Sonia caminando
a paso firme con sus tacones.
Quería ir corriendo tras ella y detenerla de algún modo, pero sin duda ella
me golpearía con ese bolso enorme que cargaba y simplemente no quería eso.
Me quedé parada en la calle viéndola desaparecer unas calles más adelante.
Sonia era mi amiga, pero Julius, él era mi hermano, mi sangre y una de las
personas más importantes en mi vida. Sonia podía ser sólo una pasajera en
nuestras vidas…
—Debiste seguirla —dijo una voz bajo la oscuridad de los árboles de la
fachada de su casa.

Su bastón brilló con las luces de la calle y su cabello recogido en una cola
de caballo me permitió contemplar toda su belleza. Sus ojos y él, lucían
completamente relajados y se acercó a mí con las comisuras de su boca casi
en sonrisa.
—¿Eso crees? —respondí recordando el ataque en el callejón.
Aunque seguramente ella estaría a salvo con Damon a mi lado. Pero yo no.
Algo dentro de mí me decía que debía seguirla, que debía estar con ella o no
podría dormir, aunque técnicamente no lo hacía desde que leía esa basura que
sacaba de Internet.
—Te acompaño, vamos por ella —sugirió Damon y acepté en contra de
esa parte de mi cabeza que me decía que era una trampa.
Caminamos a paso veloz unas cuadras, me sorprendió la facilidad con la
que Damon dejaba de depender del bastón, hasta me dio miedo pensar que
había caído en alguna trampa suya, pero enseguida esos pensamientos se
disipaban con la desesperación de encontrar a Sonia.
—Detente, necesito respirar —informé después de unos minutos y me
apoyé en una pared.
—Está bien, respira despacio—. Sentí su mano resbalando por mi espalda
de arriba abajo.
—¿Porque no estás cansado? —le pregunté tratando de recuperar las
fuerzas.

—Camino largas distancias regularmente, ya sabes, por mi pierna —
declaró y empezó a caminar.
—Claro —le seguí.
Su cabeza miraba de un lado a otro, pero en las calles casi no había nadie
y ninguna de esas personas entraba en la descripción de Sonia.
—¿No crees que ya debimos haberle dado alcance? —preguntó Damon
frunciendo el ceño.
Era verdad, por más enojada que esté Sonia, no era capaz de caminar tan
rápido al menos que haya corrido, cosa que dudo con esos zapatos de tacón
alto.
—Pudo haber tomado un taxi —dije para tranquilizarme, pero Damon negó
con la cabeza.
—No, ya debimos haberla alcanzado —reafirmó—. Caminemos unas
cuadras más y después regresamos a casa —ordenó él.
Había recobrado un poco mi semblante, pero mi corazón no paraba de
palpitar rápido. ¿Y si le pasó algo Huellas de sangre epub como deseaba mi hermano? Estar con
Doman no me ayudaba a dejar de pensar en que algo andaba mal…
—Luces cansada —observó Damon.
—Hemos corrido como media hora ¿eso te dice algo? —respondí.
—No lo digo por eso. He visto la luz de tu habitación encendida hasta la
madrugada. Eso es fastidioso, por cierto.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *