Saltar al contenido
▷ Descargar libros gratis en pdf y epub 【2019】 Una página libre de Virus!!

La casa de los naranjos

Genero: Aventura

 Sinopsis del libro 

El miedo es cristal líquido que entra por los ojos, se cuela por las venas, te desgarra las entrañas y activa tu cerebro en modo ficción.

La vida de Julia, una mujer de treinta y tantos, se complica de la noche a la mañana. Descubrir que es adoptada, enfrentar la muerte de los que creía sus padres y enterarse de que se ha convertido en heredera de una tía que, hasta entonces, desconocía la tiene desbordada.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

La Camelia es la finca que ha heredado de su difunta tía, Amelia. A primera vista parece una casa antigua igual a cualquier otra, pero en ella se combinan los componentes de la formula letal. Casa vieja + sacerdote + historias de pueblo = modo pánico activado.

La mente es poderosa y suele jugarnos malas pasadas, tal y como lo descubrirá Julia a lo largo de su paso por La casa de los naranjos pdf

En la tétrica casona hay algo que solo ella puede desvelar; los secretos de la respetable familia de la Rentería, los mismos que los habitantes, harán todo lo posible por mantener ocultos.


Ficha técnica del libro

  • Título: La casa de los naranjos
    Autores: Fabiola Arellano
    Tamaño: 0.94MB
    Nº de páginas: 764
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de La casa de los naranjos en pdf o epub Gratis

Plegoste se frotó contra sus pies recordándole su presencia; el terco gato
se empeñó en dormir con ella en la cama y, como la soledad caló en la chica,
se lo permitió.
Encendió la vela y con piernas temblorosas abandonó la habitación. Con
sigilo avanzó por el pasillo. El sonido de los latidos de su corazón era
ensordecedor y respirar con normalidad le parecía toda una misión imposible.
Al llegar a la escalera, un nuevo ruido la hizo saltar, solo que esta vez fue
más intenso, como el de platos que caen y se quiebran.
«¡Dios! Están en la cocina. ¿Qué hago?». Una parte de ella le decía que se
colara al salón de armas, tomara la escopeta y tirara al aire para espantarlos.
La otra le gritaba: «Huye».
Estaba por descender el último tramo de escalones cuando la puerta

principal fue azotada al cerrarse. Suaves risas y cuchicheos juveniles se
escuchaban en el exterior.
«Tranquila, Julia, los fantasmas no necesitan usar las puertas». La mente
de la joven funcionaba a mil revoluciones por minuto; en un momento estaba al
borde del pánico y al siguiente, era la desconfianza quien reinaba.
Con paso vacilante se encaminó a la entrada principal; al salir, el aire frío
de la noche le golpeó de lleno en el rostro refrescándole las ideas.
Lo que corría rumbo al lago no eran ni fantasmas ni asaltantes, sino una
sarta de vándalos adolescentes que trepaban en un bote y remaban con
dirección al lado contrario de la casa.
«El padre José está a cargo de un orfanato y del centro juvenil para chicos
con problemas». Las palabras del abogado, así como su extraño
comportamiento, no dejaban de rondarle en la cabeza.
Todo apuntaba a que el hombre había pretendido asustarla. La presencia de
los jóvenes en medio de la noche haciendo ruidos por aquí y por allá ya no le

perecía una coincidencia, sino un acto premeditado. ¿Quién saldría
beneficiado si ella se moría de un susto? Obvio, el bendito padre José y sus
«muchachos».
«Malditos desgraciados». Se imaginó a los vándalos haciendo de las suyas
en la cocina y degustando las delicias enlatadas que le trajo del centro
comercial, lo cual le provocó rabia.
—¿Conque quieren guerra? ¡Pues guerra tendrán! —Entró en la casa dando
un estruendoso portazo.
Al día siguiente, lo primero que hizo Julia fue montar en su auto y marchar
al pueblo. Se detuvo en la única tienda de abarrotes con la intención de
comprar algunas cosas de uso personal.

—¿Es usted la sobrina de Amelia? —Un hombre de edad avanzada la
detuvo al entrar.
—Sí, lo soy. —Mostró la mejor sonrisa La casa de los naranjos epub de su repertorio.
—Hilario, Pedro, miren. Está señorita es la nueva inquilina de La
Camelia. —El señor llamó la atención de los otros dos que estaban sentados
en la banquilla de al lado.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Libros Relacionados


Más  libros del mismo autor

¿Solo una chica buena?  (PDF) - Fabiola Arellano

¿Solo una chica buena? – Fabiola Arellano

 Una chica mala - Fabiola Arellano

Una chica mala – Fabiola Arellano

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!