Saltar al contenido
▷ Descargar libros gratis en pdf y epub 【2019】 Una página libre de Virus!!

La novia

Genero: Drama

 Sinopsis del libro 

Una joven encuentra al chico de sus sueños, el que la sacará de la pobreza. El único problema es la madre de él, que desconfía de la chica. Entre ambas comienza un duelo de ingenio y perversión que alcanzará cotas insospechadas y traerá consecuencias terribles.


Ficha técnica del  libro

  • Título: La Novia
    Genero: Drama

    Tamaño: 1.56MB
    Nº de páginas: 346
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive

  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de La novia – Michelle Frances
en pdf o epub Gratis

De pie en la puerta del edificio vieron a un joven con el pelo descolorido
por el sol y un portapapeles dando la bienvenida a la gente. Iba vestido con
un traje de neopreno que parecía caro y profesional; aquello, unido a aquel
pelo alborotado y salvaje, que hablaba de meses y meses en el río, acentuaba
aún más la propia inexperiencia de Cherry. No le gustaba la sensación de lo
desconocido, de hacer algo sobre lo que no tenía ningún control, y no había
podido investigar ni probarlo previamente. Se registraron y luego entraron en
vestuarios separados para ponerse los trajes de neopreno, los chalecos
salvavidas y los cascos. Cherry no habló con las risueñas chicas que estaban
colocándose los ajustados trajes. Se vistió, guardó sus cosas y luego salió,
con el casco en la mano. Daniel ya estaba fuera, con otra pareja y el chico del
pelo alborotado, que había dejado el portapapeles. Con ella, su grupo ya
estaba completo.
–Hola –dijo el guía–. Ahora que estamos todos, haremos las
presentaciones, y luego repasaremos la información de seguridad. Yo soy
Gareth… –Sonrió a través de la barba y señaló a Cherry para que hablase a
continuación.
–Me llamo Cherry –dijo saludando con la mano, luego le tocó a Daniel,
mientras que la pareja eran Jane y Paul, de Bristol.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

«Ella parece trabajar de contable –pensó Cherry–, formal y un poco sosa,
y él podría ser un funcionario del ayuntamiento.»
–Muy bien –dijo Gareth–, esto es lo que tenéis que saber: yo iré en la
parte posterior de la balsa y la controlaré y haré de timonel, pero a vosotros
también os pediré que reméis o, de lo contrario, en algún momento nos
caeremos. Bajo ningún concepto podéis poneros de pie en la balsa o, de lo
contrario, os caeréis. Cuando tengáis que remar, escuchad mis instrucciones
sobre en qué lado de la balsa tenéis que hacerlo o, de lo contrario… –Hizo
una pausa para dar más efecto a sus palabras–. Exacto, lo habéis adivinado:
os caeréis.
«Menudo idiota –pensó Cherry–. ¿Se cree gracioso?» Captó la mirada de
Daniel y se mordió el interior de la mejilla cuando lo vio tratando de contener
una sonrisa.
–Por si os caéis, llevaréis puestos el chaleco salvavidas y el casco;
comprobaréis que es de los que tienen agujeros para que el agua pueda salir
rápidamente. Si caéis al agua y no podéis volver a la balsa, nadad hacia la
orilla. Yo avisaré por radio para que alguien vaya a buscaros, y según el
tramo del río donde estéis, os llevarán en minibús o andando de regreso al
punto de partida. Cuando lleguemos al final del descenso, hay un tramo más
tranquilo del que tendremos que salir rápidamente para no quedar atrapados
en los rápidos río abajo, porque ese tramo conduce a una serie de cascadas
pequeñas que son demasiado rápidas y turbulentas para nuestro descenso de
hoy. En cuanto terminemos, sacaremos la balsa para colocarla en el remolque
y luego os subiréis al minibús y os llevarán de vuelta al principio. ¡Y
entonces repetiremos el descenso! ¿Alguna pregunta?
Todos se miraron, pero nadie tenía ninguna.

–Estupendo. ¿Todos sabéis nadar?
Se oyeron unas risas nerviosas y luego el grupo siguió a Gareth hasta la
orilla del río. Este les dijo dónde debían sentarse: Jane y Paul al frente,
Cherry y Daniel detrás. Cada uno tomó un asa de la balsa inchable y,
siguiendo las instrucciones de Gareth, la empujaron al agua. Luego se
metieron ellos y Cherry sintió el frío glacial a través de sus botas de
neopreno. Subieron a la balsa, las chicas nerviosas y los chicos
entusiasmados y fanfarroneando. Gareth se subió a la parte posterior y ordenó
a todos que comenzaran a remar. Al principio, todo estaba en calma, con el
agua de un color verde alga translúcida y la orilla serena y circundada de
árboles. Atravesaron un agradable meandro río abajo, pero luego, de repente,
el agua descendió en picado al pasar por una serie de rocas en el lecho del río.
Aquello creó una avalancha de agua que inundó la balsa y los dejó
empapados, pero no tuvieron tiempo de darse cuenta de lo que había pasado
porque la balsa se lanzó hacia delante para remontar otro rápido, y luego se
estrelló contra unas rocas. Cherry contuvo la respiración mientras realizaban
un giro de trescientos sesenta grados y luego se precipitaban más rápido
corriente abajo, donde los engulleron más olas, que esta vez les llegaban a la
altura del hombro. Cherry resopló con el frío que le azotaba el rostro, y luego
chilló entre risas.
–¡Remad! ¡Izquierda! –gritó Gareth.

Al encontrarse en el lado izquierdo, Cherry se dio cuenta de que se estaba
dirigiendo a ella y a Paul, y que se suponía que debían ayudar a impulsar la
balsa para pasar por la siguiente serie de rápidos. Hundió violentamente el
remo en el agua, sintiéndose absolutamente inútil, sobre todo cuando se
tambaleó hacia un lado en la balsa mientras esta se precipitaba sobre otra
roca. Luego hubo otro rápido cambio de pendiente y otra acometida de agua
espumosa apareció por encima del costado de la embarcación. El mismo
proceso se repitió durante unos estimulantes veinte minutos, mientras los
cuatro reían exultantes, zarandeados de un lado a otro, sujetando los remos en
el aire, tratando de oír las instrucciones y obedecerlas cuando era necesario.
De pronto, las órdenes se hicieron más urgentes:
–¡Remad hacia la orilla derecha! ¡Remad! –gritó Gareth.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!