Saltar al contenido

La nube azul – Arwen Grey

Genero: Juvenil

 Sinopsis del libro 

Alejandro Escada es un autor de éxito en plena crisis personal y creativa. Lo malo es que la ha abrazado con tanto cariño que no se ha dado cuenta de que está a punto de tocar fondo. Cuando la inspiración le golpea con la fuerza de un meteorito, sabe que solo en un pueblecito tranquilo podrá recuperar las ganas de escribir y tal vez de vivir.

Sin embargo, Venta del Hoyo no es el paraíso que esperaba. Allí tendrá que lidiar con una anciana que le acosa, su enemigo mortal desde la infancia, un editor que no se deja manejar y, sobre todo, una bibliotecaria de melena espectacular que no es lo que parece.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

A veces estás perdido y no lo sabes. En ocasiones solo tienes que perderte del todo para encontrarte a ti mismo. Seguir la dirección más inesperada puede ser la solución a todos tus problemas.


Ficha técnica del  libro

  • Título: La nube azul
    Autores: Arwen Grey
    Tamaño: 1.15MB
    Nº de páginas: 458
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro Gratis La nube azul – Arwen Grey

La Paca chasqueó la lengua.
—Claro, y el bomboncito no está dando vueltas en mi cama como una
peonza. Si sigue así, me la va a descoyuntar.
—Tu colchón es demasiado blando, no hay quien duerma en él.
—Y tú eres idiota por no decirle toda la verdad. No vaya a ser que él sepa
lo cabrón que es mi nieto y lo mucho que has hecho por él desde hace años.
Daniela suspiró. No sabía por qué no se lo había contado. Había empezado
a hablar y le había salido una mezcolanza de alabanza por los planes de
Andrés y su apoyo hacia la obra de Alejandro que le daba rabia recordar. Pero
¿qué iba a contarle? Además, él la había creído. Porque de verdad pensaba
que Andrés era su amigo, la persona que siempre había confiado en él, el que
le había elegido.
—Ya no hay nada que hacer.
Sintió un empujón que estuvo a punto de tirarla de la cama.
—Y una leche. Levanta y ve a por él. Y no quiero volver a verte hasta
mañana por la mañana.
—¡Paca!
—Ni Paca ni nada. Buenas noches, niña. Y échale uno de mi parte.
Un nuevo empujón la tiró de culo al suelo. Daniela bufó. Que no durmiera
en su cama no quería decir que buscara a Alejandro. Su sofá era comodísimo y
no moriría por pasar la noche allí.

Lo malo era que el sofá ya estaba ocupado cuando llegó al salón.
—Paca, te juro que lucharé por mi virtud con uñas y dientes.
La voz de Alejandro sonaba ronca por el sueño, pero estaba claro que
estaba alerta. Se sentía en territorio enemigo. Y la verdad era que no andaba
desencaminado.
Encogió los dedos de los pies dentro de las zapatillas, sintiéndose como una
niña pequeña. Podía volver al dormitorio como una cobarde, no pasaría nada.
—Soy yo, la bibliotecaria asquerosa.
—Y traidora, además.
Daniela suspiró. Sí, aquello lo hacía más fácil. Insultarse soltaba las
conversaciones.
—Sí, también soy una traidora. Y además canto fatal. Me echaron del coro
infantil porque el director decía que el ritmo, la afinación y yo no vivíamos en
el mismo planeta. Si seguimos toda la noche encontraremos todos mis
defectos. Al menos podrías dejarme parte del sofá, la Paca me ha echado de
mi dormitorio y estoy cansada.
Alejandro resopló.

—Este sofá es minúsculo. Los pies me sobresalen por delante —dijo,
agitándolos para demostrarle que era así—. Y encima tú pretendes robarme
parte.
Daniela no lo dudó. Con su altura, debía de estar encajado como la pieza de
un puzzle, pero de todas formas se dirigió directamente hacia él y se sentó en
el borde.
—Te recuerdo que esta es mi casa y este es mi sofá: eres tú el que me lo
está robando. Y es comodísimo.
Alejandro la atrapó contra sí y la hizo tumbarse. Después la tapó con la
manta y le pasó un brazo alrededor de la cintura. Podía sentir su respiración en
el cuello y todo su cuerpo pegado al suyo. Hacía calor, pero le dio igual. En el
exterior, la tormenta se estaba alejando y los truenos cada vez eran más
débiles.
—No sé a qué le llamas tú comodidad, Rapunzel. Y ahora dime a qué has
venido.
—Creo que está claro, echaba de menos mi sofá.
Notó cómo él le apartaba el pelo y la olisqueaba en el cuello y detrás de la
oreja. Mientras tanto, su mano la apretaba un poco más y sus dedos rozaban
con discreción un pecho.
—Hueles a natillas. Me encantan las natillas.

Daniela ni siquiera había probado las natillas, pero no dijo nada. Maniobró
a duras penas y se colocó encima de él. La manta cayó al suelo, aunque les dio
lo mismo. Apenas había luz en el salón, pero sí la suficiente para ver que él no
sonreía, solo la miraba como si no pudiera creer que estuviera allí.
No dejó que hablase. Ella tampoco dijo nada.
Conociéndose, era muy posible que acabasen cagándola, así que decidió
que era mejor que fueran sus cuerpos los que hablasen. Se quitó la parte de
arriba del pijama y la tiró por encima del hombro.

Alejandro miró sus pechos, fascinado y sin saber muy bien qué hacer.
Daniela sonrió. La verdad era que era increíblemente tierno. Despeinado, con
aquella barba que le hacía parecer adulto y sus ojos azules entre maravillados
y asustados, parecía un chico perdido. Aunque de cintura para abajo su cuerpo
sí sabía lo que quería.
Y muy pronto su cabeza supo también lo que buscaba. Una mano caliente le
acarició la boca, el cuello y después un pezón, con seguridad, sin dudas. Su
mirada ya no estaba perdida y, cuando la besó, Daniela ya no pudo pensar más
en niñatos.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Mi paraíso eres tú - Arwen Grey

Mi paraíso eres tú – Arwen Grey

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *