Saltar al contenido

Los Hijos de Adán

 Sinopsis del libro 

«Para un longevo, el pasado siempre vuelve en forma de problemas». La inesperada vuelta de Gunnarr, el hijo que Iago creyó muerto en la batalla de Kinsale en la Irlanda de 1602, alterará la tranquila vida que Iago del Castillo y Adriana Alameda habían conseguido construir en Santander. Pero no será la única persona de su pasado a la que Iago tendrá que enfrentarse.

Prehistoria, Europa: Lür busca a lo largo y ancho de un continente desolado al clan de Los Hijos de Adán y a su legendaria matriarca, Adana, de quien se dice que no envejece. 800 d.C., Dinamarca: Gunnarr le cuenta a Adriana sus primeros años de vida y cómo se convirtió en berserker, un peligroso y legendario grupo de mercenarios vikingos. 1.620 d.C.,

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Nueva Inglaterra: Urko se embarca en el Mayflower hacia las costas de Massachusetts para construir la colonia de Plymouth. Allí conocerá a Manon Adams, una mujer fuerte que dejará su huella pese al paso del tiempo. De Pompeya a la Edad Media, de los clanes escoceses a los Padres Peregrinos, La Vieja Familia recorrerá de nuevo los milenios para descubrir que sus miembros han sido perseguidos desde antes de su nacimiento.


Ficha técnica del libro

  • Título: Los Hijos de Adán
    Autores: Eva García Sáenz
    Serie: II de La saga de los longevos
    Tamaño: 1.07MB
    Nº de páginas: 670
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Los Hijos de Adán en pdf o epub Gratis

al llegar al acantilado, ni Manon ni el niño estaban
labrando las tierras, nadie plantaba maíz aquel día, las gallinas me escucharon y se
agolparon en la verja, intuí que llevaban días esperando un pienso que no llegó.
Grité sus nombres, nadie acudió a mi encuentro. Rodeé nuestra granja,

tropezando con algunos aperos que la nieve había ocultado, y finalmente encontré lo
que jamás habría querido hallar: la tumba de mi esposa, Manon Adams. Un
montículo de tierra, dos maderos torpemente amarrados en forma de cruz. Era mi hijo
quien había cavado aquella fosa, pero no había ni rastro de la sepultura del niño.
¿Seguía vivo? Grité su nombre una vez más, entré en nuestra cabaña y allí, sobre el
lecho, encontré su cuerpo congelado. Él también había muerto por la epidemia,
aunque tuvo fuerzas para enterrar a su madre.
Tal vez si me hubiera quedado con ellos…
Tal vez los habría alejado, al escuchar los primeros rumores.
Tal vez habría podido salvarlos.
Tal vez…

Para qué engañarme, acababa de abandonarlos, una semana antes. Había asumido
que no volvería a verlos, que la Parca se los acabaría llevando. Pero no tan pronto, no
tan pronto ni de una manera tan miserable.
Desolado, salí de la cabaña y caí de rodillas sobre la nieve negra. Noté el cuero de
mis calzones empapado por la tierra fresca.

Tomé una decisión, no quedaría ni el recuerdo de aquellas vidas segadas.
Cogí un madero y lo prendí, improvisando una antorcha. Entré en el granero,
quemé la paja almacenada para el invierno.
Y por una vez pensé: «Si ellos van a arder, tal vez debamos arder juntos».
Y me dejé llevar por la dulce idea de acabar con todo el sufrimiento, de
inmolarme con ellos, como había visto hacer a tantas esclavas en Scandia. Dejé caer a
mis pies la antorcha, que prendió alrededor de mis botas de cuero embarradas, cerré
los ojos, sintiendo las llamas, hasta que me lamieron las manos. Entonces recordé que
mi padre me esperaba en Londres, al otro extremo del mundo. Ajeno a que su hijo
había renunciado al regalo que él le hizo, ajeno a que no volvería a su cueva de la
infancia a esperarlo un solsticio de verano,

ajeno a que solo sería un montón de
cenizas al pie de un acantilado en el Nuevo Mundo.
Salí de mi granja justo en el momento en que las llamas comenzaban a devorarme
la ropa, me lancé hacia el exterior y rodé sobre la nieve para apagar mi propio
incendio. Después dejé que toda la granja se convirtiera en una llamarada.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Los ritos del agua

El silencio de la ciudad blanca

Los señores del tiempo

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *