Saltar al contenido

Martina con vistas al mar

 

 Sinopsis del libro 

Primera una parte de la bilogía «Horizonte Martina», una mezcla de cocina, pasión, sexo y carcajadas, una novela llena de sorpresas que te va a hacer vivir instantes únicos y que te conquistará por siempre. Placer para los sentidos. Original, peligrosa, arrebatadora, hilarante,

hípster, macarra, sensual, 100% @BetaCoqueta, Martina con vistas al mar te aloquecerá. Martina ama a Fer, su viejo maestro de cocina, desde ya hace diez años, o bien eso cree. Martina recibe una sorpresa el día de su aniversario: Fer la invita a cenar a «El Mar». Martina treme cuando Pablo Ruiz, excéntrico chef del restorán, se aproxima a saludar. Martina fantasea, teme, camina… Sabe que nada será igual desde ese encuentro.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.


Ficha técnica del  libro

  • Título: Martina con vistas al mar
    Autores: Elísabet Benavent
    Serie: I de Horizonte Martina
    Tamaño: 1.96MB
    Nº de páginas: 689
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Martina con vistas al mar en pdf o bien epub Gratis

Ya lo sé. —Lloriqueé—. Además de esto la chufla de la nariz me duele.
—El tattoo es chulo. ¿Qué es?
—Es… —¿Se lo afirmaba?—. No lo sé. No sé lo que es.
—¿Y con quién fuiste? ¿Con estas 2 locas? —señaló cara la puerta.
—No. Con…, uhm…, con un amigo.
Levantó las cejas y después asintió. No dio la sensación de que le afectase demasiado, es
verdad, mas supongo que no se aguardaba que su ex-, Martina Cara Palo, se dejara
llevar por la insensatez transitoria con «un amigo». Yo no deseaba confesarle que había sido
con Pablo pues no deseaba discursitos ni broncas de padre. Lo que fuera a decirme
ya me lo había repetido doscientas veces. No obstante, tras su asentimiento
y tal y como si Fer tratara de restituirse de la sorpresa, carraspeó y preguntó:
—¿Exactamente el mismo amigo al que llamaste ya antes en mi turismo?
Levanté las cejas. Qué observador y suspicaz se había vuelto.
—Sí. Exactamente el mismo.
—Ya…
Un silencio. Yo dejé el resto de la galleta sobre la encimera y se cayeron algunas
migas que me puse a recoger como una posesa. Di un trago de vino después.
—Oye, ratón…, no pasa nada —dijo sonriendo—. Eres joven. No aguardaba que te
metieras a monja de clausura tras lo nuestro. Es solo que me sorprende verte
tan «loquer». Mas me alegro.
—No salgo con absolutamente nadie —le aclaré.
—Me semeja bien. —Volvió a dibujar una sonrisa preciosa—. Todo cuanto hagas,
si te hace feliz…, me semeja bien.
—Buff. —Me tapé los ojos.
Fer se echó a reír y también procuró hacerme cosquillas, cosa que me acostumbraba a enfadar.
—¡Uy! ¡Doña Control Absoluto! Qué poco sociable eres, pardiez.
Le miré de soslayo con una mezcla de diversión por oír la expresión
«pardiez» en el siglo veintiuno y de frustración pues Pablo me había llamado algo
parecido a «Doña Control Absoluto» ya antes de desaparecer. Precisamente con sus dedos
en mi interior, mientras que me hacía volar. Pablo. El plantón. La puta cena del averno.
Mi vida era un caos.
—No hay nada que arregle ya esta noche —dije revolviéndome el pelo—. Voy a
tomar cianuro.

—A mí se me ocurren dos cosas ya antes de recurrir al cianuro… —contestó él
mirando el contenido de su copa danzar en el cristal.
Sabía de forma perfecta qué estaba sugiriendo. Lo había dejado bastante claro
trayendo la bolsa con ropa para mudarse. Me lo pensé. Me amedrentaba meditar que mis
«citas» con Pablo Ruiz proseguían demasiado presentes y que la decepción de que me
hubiera dejado plantada aquella noche me doliese tanto. Mas echar un polvo de
consolación con mi ex- para «airearme» no era lo que es conocido como una idea
brillante.

—No vamos a joder esta noche, Fer.
—No he dicho que vayamos a hacerlo —farfulló con una sonrisa.
—Pero te lo aclaro.


Leer  ebook en on-line dando click abajo

Si  lo que deseas es leerte   el libro en  línea  puesto que dejame decirte  que lo puedes hacer  dan click en el  botón de abajo  y te redirige  cara  donde podras  leerlo  sin  inconveniente  y ya muchos  lo   lo tiene  o bien lo leen ahora.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Valeria en el espejo – Elísabet Benavent

Martina con vistas al mar

Mi isla

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!