Saltar al contenido

Origen

Sinopsis del libro 

En Robert Langdon, professor de simbologia i iconografia religiosa de la Univeristat de Harvard, va fins al museu Guggenheim de Bilbao on es farà un anunci transcendental que Origen pdf «canviarà per sempre com entenem la ciència».

L’amfitrió de la vetllada és l’Edmond Kirsch, un jove multimilionari convertit en figura de renom mundial arran dels seus visionaris invents tecnològics i prediccions arriscades. En Kirsch, un dels alumnes més brillants que va tenir en

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Langdon, es disposa a revelar un descobriment extraordinari que donarà resposta a les dues preguntes que han obssesionat la humanitat des del principi dels temps.


Ficha técnica del  libro

  • Título: Origen
    Autores: Dan Brown
    Tamaño: 2.52MB
    Nº de páginas: 564
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Origen en pdf o epub gratis

La Casa Milà tiene forma de signo infinito: una curva interminable que se
repliega sobre sí misma y delimita dos abismos ondulantes que penetran en la
construcción. Son dos patios de luces de unos treinta metros de profundidad,
recurvados como una tubería parcialmente aplastada, que desde el aire
parecen dos enormes lagunas en la cubierta del edificio.

Desde el punto donde se encontraba Langdon, en el fondo del más estrecho
de los dos patios, el efecto de levantar la vista al cielo era decididamente
inquietante, como de estar atrapado en la garganta de una bestia gigantesca.
A sus pies, el suelo de baldosas era inclinado e irregular. Una escalera
helicoidal subía en espiral por el interior del pozo, con una barandilla de
hierro forjado que imitaba con su enrejado las cámaras desiguales de una
esponja marina. Una pequeña jungla de hiedras retorcidas y gráciles palmas
desbordaba los pasamanos, como si estuviera a punto de invadir todo el
espacio.
«Arquitectura viva», reflexionó Langdon, maravillado ante la capacidad
de Gaudí de impregnar su obra de una cualidad casi biológica.
Su mirada siguió subiendo por las paredes de la «garganta» y escalando
los sinuosos muros, donde un rompecabezas de baldosas verdes y marrones se
mezclaba con frescos de plantas y flores, que parecían crecer hacia la mancha
alargada del cielo nocturno en lo alto del pozo.

—Los ascensores están por aquí —susurró Ambra, al tiempo que lo guiaba
en torno al patio de luces—. El apartamento de Edmond está arriba de todo.
Mientras entraban en un ascensor estrecho e incómodo, Langdon recordó el
último piso del edificio; lo había visitado una vez para ver una pequeña
exposición de Gaudí. Tal y como lo recordaba, el ático de la Casa Milà era
una sucesión sinuosa de habitaciones oscuras con muy pocas ventanas.
—Edmond era capaz de vivir en cualquier parte —dijo Langdon cuando el
ascensor se puso en marcha—. Aun así, todavía no me puedo creer que haya
alquilado un lugar como ése.

—Es un apartamento extraño —convino Ambra—. Pero ya sabes que
Edmond era bastante excéntrico.
Cuando el ascensor llegó a la última planta, salieron a un vestíbulo
señorial y subieron un tramo más de enroscada escalera, hasta un rellano
privado en lo más alto del edificio.
—Aquí está —anunció Ambra, mientras se dirigía a una lustrosa puerta
metálica sin picaporte ni cerradura.
La futurista entrada parecía totalmente fuera de lugar en el edificio y era
evidente que la había añadido Edmond.
—¿Sabes dónde escondía las llaves? —preguntó Langdon.
Ambra levantó el móvil de Edmond.

—En el mismo lugar donde por lo visto lo escondía todo.
Acercó el teléfono a la puerta metálica, que emitió tres pitidos breves,
seguidos del ruido de apertura de una serie de cerrojos de seguridad. Se
guardó el aparato en el bolsillo y empujó la puerta.
—Después de ti —dijo, con una reverencia.
Langdon cruzó el umbral y entró en un vestíbulo en penumbra, con techos y
paredes de ladrillo visto de color claro. El suelo era de piedra y el aire
resultaba extrañamente neutro.

Avanzando por el pasillo hacia la amplia sala que se abría a continuación,
se encontró cara a cara con un cuadro enorme colgado de la pared del fondo,
impecablemente iluminado por una serie de  focos de calidad museística.
Cuando vio la obra, se detuvo en seco.
—Dios mío, ¿es… el original?
Ambra sonrió.

—Sí, iba a decírtelo en el avión, pero preferí que te sorprendieras.
Sin habla, Langdon avanzó hacia la obra maestra. El cuadro medía casi un
metro y medio de largo y cuarenta centímetros de alto, y era mucho más grande
de lo que lo recordaba desde la última vez que lo había visto en el Museo de
Bellas Artes de Boston. «Sabía que se lo habían vendido a Origen epub un coleccionista
anónimo, pero ¡no tenía idea de que fuera Edmond!»


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (7)

No funciona el Link de descarga, da error

Responder

arreglado!! el pdf

Responder

Hola me indica que tengo que registrarme ¿me puedes indicar otro link

Responder

yo lo miro vien el link vien
0BwmNGWtTRpfuVG9PVEhucGs1WUk&export=download

Responder

Me gustaria leerlo, muchas gracias

Responder

de nada

Responder

Gracias

Responder