Saltar al contenido

Pídeme lo que quieras y yo te lo daré

 Sinopsis del libro 

A pesar de las discusiones que provocan sus diferentes caracteres, el empresario Eric Zimmerman y Judith Flores prosiguen Pídeme cuanto quieras y te lo voy a dar pdf tan enamorados como el día en que sus miradas se cruzaron Pídeme cuanto quieras y te lo voy a dar pdf por vez primera. Juntos han formado una hermosa familia a la que adoran y por la que son capaces de hacer cualquier cosa.

Flyn, aquel pequeño al que Judith conoció al llegar a Múnich, se ha transformado en un adolescente, y tal y como les ocurre a la mayor parte de los jóvenes, su vida se dificulta y afecta a todos y cada uno de los que conforman su ambiente.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

El letrado Björn y la exteniente Mel prosiguen con su bonita historia amorosa al lado de la pinsesa Sami. Indudablemente, la convivencia les ha favorecido mucho. Mas hay algo que Björn no logra de Mel: que se case con él.

Las relaciones de las 2 parejas van viento en popa. Se quieren, se respetan, nada semeja fuera de sitio, hasta el momento en que de pronto, personas y sorpresas del pasado penetran en sus vidas y lo ponen todo patas hacia arriba.

¿Van a ser capaces de superar este giro inopinado? ¿Va a poder con todo el amor que se profesan?; o bien, por contra, ¿cambiarán sus sentimientos por siempre?

Si deseas descubrirlo, no te pierdas Pídeme cuanto quieras y te lo daré, la esperadísima novela de más morbosa, erótica y sensual.


Ficha técnica del  libro

  • Título: Pídeme cuanto quieras y te lo daré
    Autores: Megan Maxwell
    Serie: IV de Pideme lo que quieres
    Tamaño: tres.96MB
    Nº de páginas: 980
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Pideme cuanto quieras y te lo voy a dar en pdf o bien epub Gratis

Pensar en ellos me reactiva el ánima.
Sólo podemos desayunar los cinco
juntos los
fines de semana y, como adoro a mis
niños, me levanto y murmuro:
—Vale. Aguárdame.
Eric me observa y sonríe cuando camino
hacia el baño.
Me miro al espéculo. Mi aspecto deja
mucho que desear: pelo revuelto, ojos
hinchados y ademán agotado. Incluso de esta manera, en
lugar de retornar nuevamente a la cama, me
lavo
la cara, los dientes y, tras recogerme la
melena en una coleta alta, vuelvo a la
habitación.
—Quiero mi beso de buenos días —
exige Eric mirándome.
Encantada por su solicitud, lo beso, lo
beso y lo beso y, cuando mi respiración
se
acelera, susurra mimoso:
—Me sabe mal decirte que no, mas los
niños nos aguardan.
¡Aisss, los pequeños…! Desde el momento en que tenemos
niños y Eric está tan centrado en la
empresa, nuestros instantes locos como
el de la noche precedente bailando en el
garaje
casi se han difuminado, si bien cuando los
tenemos son ¡lo mejor!
Me entra la risa. ¿Por qué razón mi marido me
pone a 100 a cualquier hora del día?
Con mirada de serpiente amena, me
separo de él y me pongo rápidamente
una Pídeme cuanto quieras y te lo voy a dar epub
bata. No es lo más sexi del planeta, pero
es lo más socorrido a estas horas.
Una vez listos, mi muchacho me cede el paso
para que vaya delante de él y, en cuanto
salimos de la habitación, me da un azote
en el trasero y susurra cuando lo
miro:
—Anoche lo pasamos bien, ¿verdad?
Asiento.
—Tú y siempre y en todo momento lo pasamos bien —
respondo enamorada de él como una
colegiala.
Sonríe…, sonrío y, cogidos de la mano,
nos dirigimos cara la cocina.
Al entrar, Flyn, mi mayorzote, que ahora
no da besos por el hecho de que le semejan absurdos,
protesta cuando intento besuquearlo.
—Mamáaaaaaaaa, por favorrrrrrrr —
dice huyendo de mis brazos.
—Dame un beso, que lo necesito —
insisto para hacerlo rabiar.
Pero mi pequeño, que está en plena edad
del pavo, me mira y afirma con tono de
reproche:
—Jolines, ¡para de una vez!
Su ademán me hace reír.
¿De quién va a haber sacado ese carácter
gruñón y serio?
Finalmente me acerco a mi pequeño
Eric, a ese pequeño rubiales que algún
día
será un tipo duro como su padre, y me lo
como a besos. Él, de la misma manera que su
hermano
Flyn, retira el semblante. No le agrada que lo
achuchen, mas me da lo mismo, ¡lo
achucho
doblemente!


Leer  ebook en on line dando click abajo

Si  lo que deseas es leerte   el libro en  línea  puesto que dejame decirte  que lo puedes hacer  dan click en el  botón de abajo  y te redirige  cara  donde podras  leerlo  sin  inconveniente  y ya muchos  lo   lo tiene  o bien lo leen ahora.

 online


PDF


EPUB


Mas libros de Megan Maxwell

¡Ni lo sueñes!

Sorprendeme - Megan Maxwell

Sorpréndeme

Diario de una chirli - Megan Maxwell

Diario de una chirli

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!