Saltar al contenido

Piense y hágase rico

Genero: Aventura

 Sinopsis del libro 

Es así de sencillo: la riqueza, la realización personal  Piense y hágase rico pdf están al alcance de todas aquellas personas que lo desean; basta simplemente con desvelar un secreto, el secreto del éxito.


Ficha técnica del libro

  • Título: Piense y hágase rico
    Autores: Napoleon Hill
    Tamaño: 1.03MB
    Nº de páginas: 582
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Piense y hágase rico en pdf o epub Gratis

imperial, se contentó con agradecer muy breve mente su presencia en la mesa del banquete. Y en
lo que se refería a la prensa y al público, todo el asunto presentaba tan poco interés que los
periódicos del día siguiente ni lo mencionaron.
De manera que los dos anfitriones y sus distinguidos invitados probaron los habituales siete u
ocho platos. Hubo poca conversación y, versara sobre lo que versase, fue parca y discreta.
Aunque algunos de los banqueros y agentes de Bolsa habían visto antes a Schwab, cuya carrera
había florecido en los Bancos de Monongahela, ninguno lo conocía bien. Pero, antes de que la
velada acabara, ellos y Money Master Morgan quedarían admirados, y un bebé de mil millones
de dólares, la United States Steel Corporation, nacería allí.
Quizá sea una lástima para la historia que no se haya hecho ninguna grabación del discurso de
Charlie Schwab en aquella cena.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Sin embargo, tal vez se tratara de un discurso casero, con incorrecciones gramaticales (pues los
perfeccionismos del lenguaje nunca le interesaron a Schwab), lleno de refranes y compaginado
con ingenio. Pero, aparte de eso, obtuvo una fuerza y un efecto impresionantes sobre los cinco
mil millones de dólares de capital estimado que los comensales representaban. Cuando terminó,
y la reunión vibraba todavía con sus palabras, aunque Schwab había hablado durante noventa
minutos, Morgan condujo al orador a una ventana apartada donde, balanceando las piernas en un
alto e incómodo asiento, hablaron durante una hora más.
La magia de la personalidad de Schwab se había puesto en acción con toda su potencia, pero lo
más importante y perdurable fue el pro grama detallado y explícito que presentó para el
engrandecimiento del acero. Muchos otros hombres habían tratado de interesar a Morgan en
montar juntos un trust del acero a partir de combinaciones con empresas de pastelería, cables y
flejes, azúcar, goma, whisky, aceite o goma de mascar. John W. Gates, el apostador, lo había
urgido a hacerlo, pero Morgan no había confiado en él. Los hermanos Moore, Bill y Jim,

mayoristas de Chicago que habían fusionado una fosforera y una corporación de galletitas,
habían tratado de convencerlo, fracasando en su intento.
Elbert H. Gary, el sacrosanto abogado del Estado, quiso atraerlo a su terreno, mas no llegó a ser
lo bastante grande como para impresionarlo. Hasta que la elocuencia de Schwab elevó a J. P.
Morgan a las alturas desde donde pudo visualizar los sólidos resultados del proyecto financiero
más atrevido que se hubiera concebido nunca, la idea era considerada un delirante sueño de
especuladores ingenuos.
El magnetismo financiero que, hace una generación, empezó a atraer miles de compañías
pequeñas y a veces ineficazmente dirigidas a combinaciones más .grandes y competitivas, se ha
vuelto operativo en el mundo del acero gracias a los artilugios de aquel jovial pirata de los
negocios, John W. Gates. Este había formado ya la American Steel and Wire Company con una
cadena de pequeñas empresas, y junto con Morgan había creado la Federal Steel Company.
Pero al lado del gigantesco trust vertical de Andrew Carnegie, dirigido por sus cincuenta y tres
accionistas, esas otras combinaciones resultaban insignificantes. Podían combinarse como mejor
les pareciese, pero ni todas juntas harían mella en la organización de Carnegie, y Morgan lo

sabía.
El viejo escocés excéntrico también lo sabía. Desde las majestuosas alturas de Skibo Castle había
visto, primero divertido y luego con resenti miento, los intentos de las pequeñas compañías de
Morgan entremetiéndose en sus negocios. Cuando esos intentos se tornaron demasiado
importantes, el mal  Piense y hágase rico epub genio de Carnegie se convirtió en ira y en deseos de venganza. Decidió
duplicar cada fábrica suya por cada una que sus rivales poseyeran. Hasta entonces no había
tenido interés en cables, tubos, flejes ni planchas


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Libros Relacionados


Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *