Saltar al contenido
▷ Descargar libros gratis en pdf y epub 【2019】 Una página libre de Virus!!

Quiéreme por los aires

Genero: Drama

 Sinopsis del libro 

Desde el fracaso amoroso que sufrió Erika, vive tranquilamente con Jonathan, un amigo que también tuvo que pasar por una decepción amorosa.
Una noche que ambos deciden salir a divertirse, conoce a Aitor, un chico misterioso que la hará cambiar su percepción de la vida y, sobre todo, del amor.
Adentrándose en un juego erótico que no esperaba, ¿serán Erika y Aitor capaces de reconocer que su relación es mucho más que unos juegos sexuales?
Si lo que sienten es amor… ¿Estará este por encima del deseo?


Ficha técnica del  libro

  • Título: Quiéreme por los aires
    Autores: Dylan Martins
    Tamaño: 1.07MB
    Nº de páginas: 587
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Quiéreme por los aires – Dylan Martins
en pdf o epub Gratis

La calor era brutal, apenas eran las cinco de la tarde, hora clave de
máximas temperaturas, añadido la humedad que había, aquello era una bomba
explosiva como primer contacto.
Llegué al hotel y me dieron la llave después de registrarme, me dijo que la
otra se la daría al señor Aitor, cosa que me gustó eso, señal que teníamos la
misma, al menos por comodidad porque junto íbamos a estar fuera en una u en
otra.
Coloqué todo en la habitación, inclusive dejé sobre la mesa del televisor
aquel enigmático neceser. Me asomé al balcón, con vistas ese mar que era un
plato e invitaba a zambullirse sin pensarlo.
Veinte minutos después llegó Aitor.
—Estaba deseando llegar —dijo poniendo su maleta en un lado y viniendo
hacia mí con ese uniforme que me ponía de lo más excitada.
Me abrazó y me empujó a sentarme en él cuando se sentó sobre la cama.
—Me has tenido toda la semana hecha polvo…
—Tenía que prepararme —- me dio un beso.
—¿Que hablaste con la plásticos?
—No seas mala, no hables así.
—No es maldad, es realidad. Pero cuenta…
—Nada los otros días estaba triste y no tenía con quién hablar, su novio la
dejó…
—Y tenía que buscar al gilipollas de su ex, al que dejo por ese que hoy la
dejó a ella y ahora querrá volver contigo y todo —dije enfadada.
—No, ella es pasado, métetelo en la cabeza —dijo apretando mis glúteos y
besando mis labios.
—Me pone de los nervios, no lo puedo remediar —me crucé de brazos.
—Vamos a darnos un baño, tomar algo y que se te pase esa cara —dijo
levantándome.
Se cambió de ropa, yo lo había hecho antes, así que fuimos a la piscina y
nos metimos en ella, sentándonos en la barra que había dentro, nos pedimos
dos cocteles y me encendí un cigarrillo.
—Vi en la habitación el encargo que te dije que trajeras —- dijo
refiriéndose al neceser.
—El puto neceser me ha tenido entretenida toda la semana, comiéndome el
coco con lo que habría dentro de él, hasta pensé que me habías metido una
trampa de drogas e iba a servir de mula —solté una carcajada.
—En ese neceser hay muchos pronósticos de placeres para esta semana —
me puso la mano sobre mi muslo.
—¿Me estás diciendo que ahí hay cosas de juegos sexuales? —puse cara de
flipar en colores.
—Ajá…
—¿Y cómo lo hiciste?
—Lo compré por internet en una tienda de veinticuatro horas online de la
zona y puse que te lo tenían que enviar a primera hora…
—Yo flipo, te lo juro —negué con la cabeza.
—¿Por? ¿Y lo bien que lo vas a pasar? —decía con media sonrisa.
—Aitor… Aún tengo el susto en el cuerpo de lo de tu casa —- levanté la
ceja.
—Eso no fue nada —- sonrió mirándome de forma seductora —Verás lo
bien que lo pasas…
—Yo lo paso bien a lo tradicional, pero que muy bien, te lo digo porque no
hace falta mucho para hacerme feliz —reí nerviosa.
—Hay que probar cosas nuevas.
—- No, me niego —reí de nuevo, estaba muy nerviosa.
—Esta noche vamos a pasarlo muy bien, confía en mí.
—Me estás poniendo nerviosa, Aitor —resoplé —Además, no me hace
gracia lo de la plástico —dije cambiando el tema fulminante.
—Ay no, no me pongas de mal humor…
—Quién ajos come…
—Vale ya, por favor te lo pido, ni voy a volver con ella, ni volverá a pasar
nada con ella y sobre todo y que te queda claro es que tengo dignidad, esa que
no volvería atrás ni para coger impulso.
Ahí me tuve que callar, no tenía más remedio que hacerlo, era una buena
respuesta, no quitaría mi mal estar pero ayudaba a paliarlo.
Fuimos de la piscina al Buffet, después de pasar la tarde entre agua y
hamaca, cenamos y luego cogimos unos cocteles para llevar a la habitación
para tomarlo en la terraza.
—Me estás poniendo cardiaca —dije cuando su mano iba más arriba de mi
muslo.
—¿Y eso?
—Nada —refunfuñé —Te estoy viendo venir —- voltee los ojos.
—Si me dices, paro…
—Nada sigue y cuando encuentres el hígado lo saludas de mi parte —
bromeé notando sus dedos ya en mi zona interior.
—Qué bestia eres —me introdujo dos dedos.
—- ¿Yo? La bestia soy yo… Yo que me estoy tomando en la terraza de la
habitación un coctel relajadamente, mientras alguien me está buscando el
hígado y parte del riñón.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Libros relacionados

Más  libros del mismo autor

No quiero quererte – Dylan Martins

El caso Emily Dumont – Dylan Martins

En el corazón del narco – Dylan Martins

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!