Saltar al contenido

Un invitado inesperado

Genero: Aventura

 

 Sinopsis del libro 

Los huéspedes que van llegando al cautivador y recóndito hotel Mitchell’s Inn se observan mutuamente con interés, mas desde una prudente distancia. Todos han recalado allá en pos de un relajante (tal vez hasta romántico) fin de semana en la mitad del bosque y lejos de sus vidas.

Pero en el momento en que una violenta tormenta golpea las montañas, el conjunto se ve totalmente apartado del resto del planeta. Absolutamente nadie puede entrar… ni salir. Entonces descubren el primer cadáver, y la terrible verdad sale a la luz. Tienen a un asesino entre ellos. Y no hay escapatoria

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.


Ficha técnica del  libro

  • Título: Un convidado inesperado
    Autores: Lapena, Shari
    Tamaño: 1.26MB
    Nº de páginas: 582
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro Sin coste Un convidado inopinado – Shari Lapena

Mientras su frustración aumenta y sus esperanzas dismuyen en igual medida, lo
intenta después en los cajones laterales. «Mi reino por un boli y papel»,
murmura. Nada. «Mierda».
Entonces, recuerda del escritorio de su habitación. Juraría que había una
carpeta con grandes hojas con el membrete del hotel en un lado del escritorio.
¡Claro! La mayor parte de los hoteles ofrecen libretas y bolis. Y, si se queda sin
papel, puede solicitar más a otros huéspedes. Absolutamente nadie los va a emplear. Espera no tener
que recurrir a una pluma con tinta en este hotel tan pintoresco.
Sale velozmente de la biblioteca con el portátil abrazado a su pecho. Sigue
estando caliente, cosa que agradece. Vira a su derecha y comienza recorrer el
camino de vuelta al vestíbulo y la escalera primordial, mas, en ese instante,
recuerda que hay una escalera de servicio a la vera de la cocina. Curiosa, vuelve a
girarse y ve el corredor que recorre la trasera del hotel. Al final del corredor, al
lado de la puerta cerrada de la cocina, está la puerta de la escalera de servicio. La
abre.

Se sorprende al ver lo obscuro que está el interior de la escalera. Es como caer
al fondo de un pozo. Piensa en irse, mas, entonces, saca su móvil del
bolsillo y enciende la linterna. Ve con resignación que el teléfono está también
casi sin batería. Sube por la angosta y fácil escalera de madera, despacio,
sintiendo que se pone tensa. Tras todo, tal vez habría sido mejor regresar al
vestíbulo y subir por la escalera primordial, si bien haya un cadáver cubierto con
una sábana. Al fin, llega a lo alto y abre la puerta que da a la tercera planta.
Aliviada, sale al sombrío corredor, alumbrado solo por la angosta ventana del
fondo. Su habitación, la 306, está del otro lado. Mete la llave velozmente y entra
en la habitación, sin incomodarse en cerrar la puerta. Tiene pensado coger lo que
necesita y regresar al lado de la chimenea de la biblioteca. El frío en esta estancia
hace que los huesos le duelan.
Sus ojos se fijan en el escritorio que hay del otro lado de la habitación,
colocado bajo las ventanas. Ve la carpetita con el bloc de notas de notas. Cruza la
gruesa moqueta —tan gruesa que amortigua todo sonido— y abre la carpetita con
impaciencia. Contiene múltiples hojas de tamaño carta de color crema y buena
calidad y un boli. Sonríe aliviada.
17
Sábado, 16:00 horas
L os huéspedes comienzan nuevamente a bajar al vestíbulo sobre las 4,
ansiosos por merendar. Prosiguen haciendo todo lo que resulta posible por no arreglar en el
cadáver que hay al pie de las escaleras y pasar velozmente por su parte de
camino al comedor. Matthew prosigue sin aparecer.

James ha preparado scones para
acompañar el té y el café y todos están conformes en que están exquisitos.
Gwen da un sorbo a su té hirviendo, agradecida por el calor de la taza entre
sus manos, y se pregunta si alguna vez charlará con David.
—Propongo que vayamos todos a ver la casa de hielo —dice Henry—. El
camino ya está abierto y he echado ya antes una ojeada. Es digna de ver.
—Gracias a su duro trabajo con la máquina quitanieves —contesta Bradley.
Gwen va con el resto a coger las chaquetas y botas que están en la parte
delantera del hotel y, ahora, todos prosiguen a Bradley por el corredor de
atrás hacia la leñera —que desprende un fantástico fragancia a madera
recién cortada—, donde se ponen su equipamiento para salir. Bradley abre la
puerta y entran unas fuertes y desapacibles rachas de viento. Bradley y Henry
salen primero y, después, Ian y Lauren. David sale ahora y Beverly pasa
delante de Gwen y prosigue a David.


Leer  ebook en en línea dando click abajo

Si  lo que deseas es leerte   el libro en  línea  puesto que dejame decirte  que lo puedes hacer  dan click en el  botón de abajo  y te redirige  cara  donde podras  leerlo  sin  inconveniente  y ya muchos  lo   lo tiene  o bien lo leen ahora.

 online


PDF


EPUB

Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *