Saltar al contenido

Volver a amar

 Sinopsis del libro 

¿Se puede volver a amar, cuando el amor forma parte de la rutina?
Los Milagros suceden. Esta es la historia de Susana y Esteban, un matrimonio feliz con una hermosa familia. Pero que deciden liberar su imaginacion y proponer nuevos retos para la pareja a modo de liberarse de la rutina en la que ha caido su amor. No es facil hoy en dia con todas las distracciones que forman parte de nuestro dia a dia poder concentrarse, pero ¿sera la forma de volver a amar el hecho de involucrar a nuevas personas dentro de la pareja? Descubrelo en esta novela romantica.


Ficha técnica del  libro

  • Título: Volver a Amar
    Autores: Olivia Saint
    Tamaño: 1.74MB
    Nº de páginas: 623
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Volver a amar – Olivia Sainten pdf o epub Gratis

Adelante, puedes decirme lo que sea. Le respondió emocionada.
Bueno… verás. Miranda iba a estallar de la emoción. Me gustaría que…
tú… Los ojos de Miranda se agrandaron como pelotas de golf y su corazón
explotaría. Quisieras… Miranda no siente poder aguantar la emoción.
Ayudarme a enamorar a Claudia… ya sabes, tu amiga.
El corazón de Miranda dejó de palpitar. Sus ojos se quedaron grandes
como estaban. Su mente en blanco, pero dentro de ella sintió quebrarse algo, y
de pronto sintió que no podía tragar saliva, le estaba costando; aquí descubrió
esa expresión de “un nudo en la garganta”. Cuando él la veía, en realidad no
veía a Miranda sino a Claudia; en esas ocasiones ellas dos estaban juntas. Qué
desgracia para la niña Miranda.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

También está aquel caso cuando había pasado al primer año de secundaria,
los chicos grandes de su sección se la pasaban con ella y otras chicas, eran un
grupo de amigos, incluido Luca, claro, pero siempre estaban intentando
enamorar a otras chicas del salón y le pedían consejos a ella.
Oye, Miranda, ¿cómo puedo acercarme a Estefanía? Digo, eres mi amiga y
eres chica, ¿podrías ayudarme? De verdad quiero tratarla. ¿Crees que es
mucho si sólo le hablo y ya?
Luca se percataba de aquello pero le sentaba bien, pues Miranda le
gustaba mucho, pero no tenía el valor de decírselo o de demostrárselo de
alguna forma, por más pequeña que fuera.

Ese mismo añoen el verano también hubo campamento. Miranda y Luca no
se lo perdieron. Este era en otro bosque, uno al este del estado, un bosque
grande y lleno de vida salvaje, pero desde luego que el campamento estaba
instalado en las cercanías de la civilización. Luca y Miranda iban sentados
juntos en el autobús, hablando con dicha de que al fin había llegado el verano.
Cuando llegaron se bajaron y debían esperar a que llegara uno último que se
había demorado por un imprevisto con un neumático. La idea era que
estuvieran todos los muchachos reunidos para darles la bienvenida.
Luego de treinta minutos llegó el autobús faltante. Sus muchachos fueron
bajando.

¡Stefan, por aquí! Gritó Luca, sacudiendo su brazo.
Entre la multitud Miranda no veía mucho, y sólo estaba pendiente de
encontrar dónde estaría el guía. De pronto se les acercó un chico. Luca y él se
dieron la mano y se abrazaron.
Miranda, mira, él es Stefan los presentó Luca, es un amigo mío. Stefan,
ella es Miranda, amiga también, jaja.
Cuando Miranda lo vio quedó muda. Vio el rostro de Stefan y su
consciencia desapareció. Quedó enamorada de él desde ese primer momento.
Se estrecharon las manos con sonrisas.
Un gusto, Miranda —Dijo él.

El gusto es mío. Miranda estaba nerviosa, se sentía sonrojada, buscó
rápidamente su espejo de bolsillo y se tranquilizó al ver que no tenía las
mejillas rojas.
Ese verano fue inolvidable para ella. Ya no eran sólo ella y Luca en la
mayoría del tiempo, sino que ahora Stefan se les había unido. De vez en
cuando Stefan le decía cosas lindas, como “Qué bella estás esta mañana” o
“Luces linda con esa ropa”. Miranda las agradecía de buena manera, y le
devolvía los elogios. A veces hacía comentarios sobre los músculos en
crecimiento de Stefan, pues éste se ejercitaba; cosa que a él le gustaba
escuchar viniendo de ella. Aunque a Miranda no le gustaba hablar mucho con
chicos que la elogiaran o fueran tan buenos con ella como lo era Stefan, lo
cierto era que a él sí lo quería tratar, que hablaran mas para conocerlo mejor.
Porque para ella, él era distinto.

Pero esto sólo sucedía cuando Luca no estaba con ellosbien sea porque se
habría apartado para orinar o para buscar algo o por algún otro motivo,
debido a que Stefan sabía que Luca gustaba de Miranda, pues él mismo se lo
dijo hace tiempo. El problema es que, está en la naturaleza de Stefan ser
cordial y lindo con las chicas; no es que te esté intentando conquistar, es sólo
que él es así, en su personalidad forma parte tratar bien a las chicas, eso es
todo. Evidentemente, era algo que Miranda no sabía ni lo sospechaba.
Sentada en su mesa, en el salón de clases,con sus compañeros alrededor,
ahora Miranda pensaba en los labios y las manos de Stefan, con lo cual se
seguía masturbando. Imaginó cómo éste la tocaba, pasando sus manos por sus
nalgas desnudas, besándole el cuello, lamiéndole la mejilla… La velocidad de
sus dedos adentro aumentaba un poco más.

Miranda recordó que fue Stefan quien le dio su primer beso, allá en aquel
campamento. Ese día estaban todos reunidos en una gran cabaña que era el
comedor. Les estaban dando las instrucciones sobre una actividad que se
realizaría ese día. La actividad era en pareja, y consistía en que cada pareja
debía entrar a una cabaña que estaría completamente desordenada con muchas,
muchas cosas regadas por todas partes, allí debían encontrar artículos de
supervivencia en un tiempo de tres minutos.
Stefan y Miranda sentados juntos, inmediatamente se vieron a los ojos y
asintieron. Luca, que se sintió un poco rechazado, no tuvo otra opción más que
ponerse con Andreína, una chica muy linda también, carismática y amable
sobretodo, pero él quería con Miranda. Luca y Andreína fueron la segunda
pareja en participar. Habían recolectado nueve artículos. Bastante bien.
Miranda y Stefan fueron la pareja número cinco. Ellos reunieron siete.
En la noche luego de la cena, Stefan entró en la habitación de Miranda con
dos latas de refresco para hablarle sobre la adrenalina que sintió en la mañana
en esa actividad. Y que ella había sido una excelente pareja. Conversaron al
respecto, bromearon, hablaron de sus infancias y cuando habían visto la hora,
ya era casi las dos de la mañana.

Puedes quedarte a dormir aquí, por mí no hay ningún problema le dijo
Miranda.
Stefan se había apenado pero respondió:
Está bien, gracias, Miranda. Dormiré en el piso, pero necesito una
almohada como un cachorro necesita el periódicoAmbos rieron
nerviosamente.
No, nada de eso. Puedes dormir aquí en la cama conmigo. Es grande, los
dos cabemos.
Stefan hizo un esfuerzo por ignorar las piernas de Miranda, puesto que ella
llevaba un short muy corto, y mantuvo su mirada en sus ojos. Ante todo, ya
eran amigos, se llevaban de maravilla, y aunque Miranda le parecía
obviamente muy hermosa, era una amiga.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Tenías que ser tú el elegido

Tu corazón te lo dirá pronto – Olivia Saint

Sólo con estar a mi lado hoy – Olivia Saint

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (2)

https://pdf-epub.com/volver-a-amar-olivia-saint.html
este link no permite descargar el libro porfavor me lo podrian enviar

Responder

ya lo resubo gracias

Responder